Actiage

¿Menos enfermedades del corazón con una dieta rica en lácteos?

¿Menos enfermedades del corazón con una dieta rica en lácteos?

Las personas que comen más grasa láctea, que abunda en la leche entera, el yogur y el queso, pueden tener menos probabilidades de desarrollar enfermedades cardíacas que las personas que comen cantidades más pequeñas de estos productos. Es decir, los lácteos pueden ayudarnos a vivir más.

Índice

Enfermedades cardiovasculares y mortalidad

La enfermedad cardiovascular (ECV) es la principal causa de mortalidad en todo el mundo, responsable de casi 1 de cada 3 muertes. Si bien en las últimas décadas las pautas generalmente sugerían evitar las grasas dietéticas para la salud cardiovascular, ahora hay una creciente evidencia de que el tipo y la fuente dietética de grasa pueden ser más importantes para el riesgo de ECV que la cantidad total. En particular, hay evidencia emergente sobre el papel de las grasas lácteas y las enfermedades cardiovasculares. Si bien se espera que una mayor ingesta de grasas saturadas de los productos lácteos aumente el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL), estudios clínicos recientes en humanos encontraron que tales efectos difieren según el tipo de productos lácteos y los métodos de procesamiento.

Los estudios observacionales a largo plazo no han encontrado asociación entre el consumo total de lácteos y el riesgo de ECV, y se observaron diferencias en la asociación para el tipo de producto lácteo en lugar de la cantidad de grasa en los productos lácteos (p. ej., productos lácteos regulares versus productos lácteos reducidos en grasa). Por ejemplo, los productos lácteos fermentados, como el queso y el yogur, pueden ser más protectores que la leche y la mantequilla.

¿Pueden los lácteos enteros protegernos de las enfermedades cardiovasculares?

Dado que los productos lácteos son una fuente importante de nutrientes y se consumen cada vez más en todo el mundo, es crucial tener una mejor comprensión del impacto de la ingesta de grasas lácteas en el riesgo de ECV. Dentro de este contexto, el objetivo del estudio fue investigar la asociación del ácido pentadecanoico sérico con ECV incidente y mortalidad por todas las causas en una cohorte poblacional sueca e incorporar estos datos en una revisión sistemática de estudios prospectivos que evalúan las asociaciones de circulación o biomarcadores de grasa láctea de tejido adiposo con enfermedad cardiovascular incidente o mortalidad por todas las causas.

Para el estudio, los investigadores midieron los niveles en sangre de un ácido graso que se encuentra principalmente en los productos lácteos en 4.150 personas de 60 años en Suecia, un condado conocido por su afición a los alimentos a base de lácteos, midiendo la concentración en sangre de ciertos ácidos grasos que se encuentran en los productos lácteos (niveles circulantes o en tejido adiposo de 15:0, ácido heptadecanoico [17:0] y ácido transpalmitoleico [t16:1n-7]). Después de un seguimiento promedio de 16,6 años, encontraron que las personas con los niveles más altos de ácidos grasos tenían el riesgo más bajo de enfermedad cardiovascular. Los investigadores también encontraron que una mayor ingesta de grasas lácteas no se asoció con un mayor riesgo de muerte.

En general, los niveles más altos de ambos biomarcadores de grasa láctea de cadena impar 15:0 y 17:0 se asociaron con un riesgo 12 a 14% menor de ECV, comparando los tercios superior e inferior de los niveles de biomarcadores.

Además del análisis en Suecia, donde el consumo de lácteos se encuentra entre los más altos del mundo, los investigadores realizaron un metaanálisis que incluyó otros 17 estudios, en los que participaron casi 43.000 personas en el Reino Unido, EE UU y Dinamarca, confirmando los datos con un amplio número de sujetos. Ese análisis más amplio también relacionó un mayor consumo de grasas lácteas con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Si bien los hallazgos no prueban que la grasa láctea proteja contra los problemas cardiovasculares, sugiere que los productos lácteos enteros pueden ser menos dañinos para la salud del corazón de lo que suponen los expertos.

Por lo tanto, el estudio no está de acuerdo con la opinión generalizada hasta este momento de que los productos lácteos enteros, como el yogur, el queso y la leche, debido a su alto contenido en grasas saturadas, deben eliminarse de la dieta para mejorar nuestra salud.

Cada vez hay más evidencia que muestra que el tipo de grasa dietética, o la fuente de la grasa dietética, en realidad es más importante que la cantidad de grasa. Por lo tanto, al comprar productos lácteos, es menos importante seleccionar la opción baja en grasa que evitar los productos con azúcar o sodio agregados.

Por ejemplo, un estudio previo a este, realizado en 21 países con ingresos bajos y medianos, también llegó a la conclusión de que el consumo de productos lácteos puede proteger contra enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, en lugar de ser la causa de estos.

Otro estudio experimental en animales demostró que la suplementación oral diaria de 15:0 disminuyó los estados proinflamatorios en ratones obesos con síndrome metabólico y también redujo el colesterol total. Sin embargo, esto requiere replicación en estudios humanos.

Aunque los efectos metabólicos directos de 15:0 y 17:0 no están claros, existe buena evidencia que sugiere que los niveles de ácidos grasos de cadena impar pueden reflejar la ingesta de otros constituyentes o nutrientes en grasas lácteas o alimentos ricos en grasas lácteas que tienen beneficios cardiometabólicos potenciales. Por ejemplo, el queso es una fuente dietética importante de vitamina K. La vitamina K puede influir en el riesgo de ECV a través de las proteínas dependientes de la vitamina K y la reducción de la calcificación vascular, aunque la evidencia de los estudios prospectivos sobre el beneficio cardiovascular sigue siendo limitada y contradictoria.

Los probióticos en los alimentos lácteos (como el yogur y la leche fermentada) y su interacción con la microbiota intestinal humana también pueden conferir beneficios cardiometabólicos. Juntos, estos posibles componentes cardioprotectores de los productos lácteos pueden explicar en parte estos hallazgos.

Dada la orientación dietética prevalente y de larga data para consumir productos lácteos bajos en grasa, estos resultados resaltan la importancia de la investigación clínica y experimental en animales adicional sobre los mecanismos biológicos mediante los cuales los ácidos grasos lácteos de cadena impar pueden influir y prevenir la ECV.

Por lo tanto, si quieres cuidar tu corazón, no hace falta que abandones el queso, el yogur o la leche entera. Puedes seguir dusfrutando de ellos. 

También te puede interesar

Tratamiento Enfermedades Coronarias

Echa un vistazo al tratamiento de Enfermedades Coronarias. Analizamos tu situación actual con analíticas avanzadas y te ayudamos a adquirir los hábitos precisos para minimizar los riesgos y vivir más. Si tienes dudas, pulsa en este enlace para tener una consulta de cortesía con el médico.

Ver tratamientoCalculadora de Esperanza de Vida

Ideas clave

  • La enfermedad cardiovascular (ECV) es la principal causa de mortalidad en todo el mundo.
  • Siempre se había pensado que había que evitar las grasas dietéticas para la salud cardiovascular, pero ahora hay una creciente evidencia de que el tipo y la fuente dietética de grasa pueden ser más importantes para el riesgo de ECV que la cantidad total. En concreto, lo relacionado con las grasas lácteas.
  • Los estudios observacionales a largo plazo no han encontrado asociación entre el consumo total de lácteos y el riesgo de ECV, y se observaron diferencias en la asociación para el tipo de producto lácteo en lugar de la cantidad de grasa en los productos lácteos.
  • De hecho, los lácteos incluso podrían ser buenos. Después de un seguimiento promedio de 16,6 años, encontraron que las personas con los niveles más altos de ácidos grasos tenían el riesgo más bajo de enfermedad cardiovascular. Los investigadores también encontraron que una mayor ingesta de grasas lácteas no se asoció con un mayor riesgo de muerte.
  • Cada vez hay más evidencia que muestra que el tipo de grasa dietética, o la fuente de la grasa dietética, en realidad es más importante que la cantidad de grasa. Por lo tanto, al comprar productos lácteos, es menos importante seleccionar la opción baja en grasa que evitar los productos con azúcar o sodio agregados.
  • Una de las causas puede ser que el queso es una fuente dietética importante de vitamina K. La vitamina K puede influir en el riesgo de ECV a través de las proteínas dependientes de la vitamina K y la reducción de la calcificación vascular, aunque la evidencia de los estudios prospectivos sobre el beneficio cardiovascular sigue siendo limitada y contradictoria.
  • Los probióticos en los alimentos lácteos (como el yogur y la leche fermentada) y su interacción con la microbiota intestinal humana también pueden conferir beneficios cardiometabólicos. Juntos, estos posibles componentes cardioprotectores de los productos lácteos pueden explicar en parte estos hallazgos.

Enfermedades relacionadas

Fuente: Biomarkers of dairy fat intake, incident cardiovascular disease, and all-cause mortality: A cohort study, systematic review, and meta-analysis. Kathy Trieu ,Saiuj Bhat ,Zhaoli Dai,Karin Leander,Bruna Gigante,Frank Qian,Andres V. Ardisson Korat,Qi Sun,Xiong-Fei Pan,Federica Laguzzi,Tommy Cederholm,Ulf de Faire,Mai-Lis Hellénius, Matti Marklund. Published: September 21, 2021. https://doi.org/10.1371/journal.pmed.1003763

Redacción: Irene García

Supervisión editorial: Tomás Duraj

ActiAge es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

También te puede interesar

×