Actiage

¿Qué es la acarbosa y para qué sirve?

¿Qué es la acarbosa y para qué sirve?

La acarbosa es el principio activo de un tipo de medicamentos que sirven para tratar la diabetes tipo 2. Pero, además, diversos estudios y ensayos clínicos muestran que puede ser un fármaco que se use en el futuro para alargar la longevidad.

Índice

¿Qué es la acarbosa?

La acarbosa es un pseudotetrasacárido (una especie de oligosacárido formado por cuatro moléculas) de origen microbiano que disminuye la absorción de carbohidratos desde el tracto digestivo. Por eso, la glucosa que libera pasa a la sangre de manera más lenta, reduciendo y retrasando el aumento de los niveles de glucosa postpandriales. Así, su uso principal es como tratamiento (con un régimen de alimentación solamente o en combinación con un régimen alimenticio y medicamentos de otro tipo) para tratar la diabetes tipo 2.

Además, este fármaco puede evitar el desarrollo de las complicaciones derivadas de una diabetes tipo 2 no tratada, como infarto, apoplejía u otras complicaciones relacionadas, como deficiencia renal, daño a los nervios, problemas de la vista, incluyendo daños o pérdida de la vista o enfermedad de las encías.

Y es que la diabetes tipo 2 surge, en parte, debido a los efectos del exceso de tejido graso visceral. Este estado metabólico anormal acelera en efecto el daño del envejecimiento a través de mecanismos como el aumento de la inflamación crónica, pero también otros que se derivan del mal funcionamiento del metabolismo de la glucosa que presentan los pacientes diabéticos. Los investigadores han utilizado la diabetes en modelos animales como un sustituto del proceso de envejecimiento de forma rutinaria durante décadas, ya que la progresión es más rápida y, por lo tanto, los estudios son menos costosos en tiempo y dinero. Los pacientes diabéticos tienen una esperanza de vida más corta y una mayor incidencia de enfermedades relacionadas con la edad que sus pares sanos. Esto también es cierto, en menor grado, para las personas con niveles más bajos de trastorno metabólico y grasa visceral, personas que están en el camino hacia la diabetes mellitus tipo 2 (prediabetes), pero que aún no la han alcanzado.

¿Se puede evitar el envejecimiento?

El envejecimiento se considera el factor de riesgo más grande para una variedad de enfermedades crónicas y metabólicas. A diferencia de muchos factores de riesgo (tabaquismo, dieta, aumento de peso), el envejecimiento, por definición estricta como el acto de envejecer, históricamente no se ha considerado modificable.

El envejecimiento y el riesgo de desarrollar enfermedades están tan entrelazados que persiste el escepticismo en torno a la idea de prolongar la longevidad, ya que algunos consideran que una vida útil más larga es simplemente una oportunidad prolongada de desarrollar enfermedades adicionales relacionadas con la edad.

A pesar de ello, continúa la búsqueda de métodos para aumentar la esperanza de vida y la salud mediante el proceso de ralentizar la acumulación de daños en células y tejidos relacionados con la edad.

Posiblemente, una intervención para extender la vida útil actuaría retardando los procesos fundamentales de envejecimiento en lugar de prevenir una sola enfermedad. Es posible que las intervenciones para retrasar el proceso de envejecimiento puedan hacer que un individuo experimente una mejoría de la vida útil (calidad) sin aumentos significativos en la extensión de vida útil (cantidad), ya que actualmente se desconoce si la vida útil máxima se puede extender en los seres humanos. Por lo tanto, un individuo puede experimentar una ventana comprimida de morbilidad al vivir la gran mayoría o potencialmente la totalidad de su vida sin desarrollar los trastornos que ahora se asocian comúnmente con el envejecimiento.

Una comorbilidad común observada en el envejecimiento es la disfunción metabólica. Si bien la disfunción metabólica se asocia con frecuencia con el envejecimiento, la relación causal entre el envejecimiento y la disfunción metabólica aún no se comprende por completo. Las relaciones de riesgo entre la edad y las enfermedades metabólicas asociadas sugieren que algunos factores pueden ser mejores objetivos primarios para las intervenciones de longevidad que otros.

Por ejemplo, es posible que no se espere necesariamente que revertir el progreso de un cáncer ya desarrollado afecte significativamente el riesgo subsiguiente de diabetes tipo 2 o enfermedad cardiovascular. Por el contrario, la enfermedad cardiovascular y la diabetes tipo 2 son más ampliamente reconocidas como posibles contribuyentes al riesgo de enfermedad neurológica y, cuando se remedia, podrían reducir el riesgo de demencia y enfermedad neurodegenerativa.

Teniendo en cuenta el aumento coordinado del riesgo de una serie de enfermedades crónicas con la edad avanzada y dada la interrelación poco clara entre estas enfermedades, se podría argumentar con más fuerza para apuntar al control glucorregulador para disminuir el riesgo de enfermedad y, en consecuencia, mejorar la longevidad. De hecho, la diabetes tipo 2 es un factor de riesgo significativo para la mayoría de las otras enfermedades relacionadas con la edad. Si el control glucémico se mantuviera con éxito con la edad cronológica avanzada, esto podría ralentizar el proceso de envejecimiento, retrasando o previniendo potencialmente el desarrollo de múltiples enfermedades relacionadas con la edad, permitiendo que una persona viva más sana por más tiempo.

¿Puede la acarbosa ser un fármaco antienvejecimiento?

Según las conclusiones del I Congreso Interdisciplinar en Genética Humana, existen unos genes de la longevidad que nos pueden permitir alcanzar nuestro límite potencial de vida, que es aproximadamente de 115 años, con una calidad de vida más que aceptable. Estos genes están siendo investigados como posibles dianas terapéuticas; algunos de ellos son CETP, APOC3 e IGF-1R (genes relacionados con el metabolismo de la glucosa). Incluso, ya se están desarrollando fármacos basados únicamente en dianas moleculares. Es más, algunos medicamentos están ya aprobados para el uso humano (metformina, acarbosa), otros están disponibles, pero deben mejorarse antes de usarlos en humanos (como rapamicina y los senolíticos) y otros deben seguir su desarrollo.

Como vemos, la acarbosa es uno de esos fármacos en los que se tienen muchas esperanzas para alargar nuestra vida. Esto se debe a que la acarbosa tiene efectos importantes sobre el metabolismo de la glucosa, lo que puede influir en diversos procesos que aceleran el envejecimiento del organismo. Según diversos estudios llevados a cabo en ratones, la acarbosa mejora los marcadores inflamatorios y reduce los eventos cardiovasculares. En consecuencia, puede influir en los procesos fundamentales que contribuyen a las enfermedades relacionadas con la edad que, al fin y al cabo, son la causa principal de mortalidad.

En uno de estos estudios se investigó la acarbosa en tres dosis: 400, 1.000 (la dosis original) y 2.500 ppm, utilizando ratones genéticamente heterogéneos. Cada dosis provocó un cambio significativo (mediante la prueba de rango logarítmico) en ambos sexos, con efectos mayores en los hombres. No hubo diferencias significativas entre las tres dosis. Las dos dosis más altas produjeron aumentos del 16 o 17% en la longevidad media de los machos, pero solo un aumento del 4 o 5% en las hembras. La edad en el percentil 90 aumentó significativamente (8 -11%) en los machos con cada dosis, pero aumentó significativamente (3%) en las hembras solo a 1.000 ppm.

El efecto del sexo sobre la longevidad no se explica simplemente por el peso o la masa grasa, que se redujeron por acarbosa más en los ratones hembra que en los machos.

La acarbosa a 1.000 ppm redujo los tumores pulmonares en los machos, disminuyó la degeneración del hígado en ambos sexos y la glomeruloesclerosis en las hembras, redujo las respuestas de glucosa en sangre a la realimentación en los machos y mejoró el rendimiento de la varilla giratoria en las mujeres hembras que envejecen, pero no en los machos.

No se conoce con exactitud qué mecanismo celular o molecular es el principal responsable de las asociaciones de glucosa elevada con los riesgos de enfermedades crónicas. Los mecanismos causales propuestos que conducen al envejecimiento acelerado incluyen métodos directos como eventos de glicosilación amplificados e inapropiados, junto con la producción de productos finales de glicación avanzada que dañan las funciones celulares desde la reparación del ADN hasta la integridad estructural y la contribución indirecta a la producción de especies reactivas de oxígeno.

Alternativamente, el mantenimiento del control glucémico puede funcionar como un biomarcador del mantenimiento de la salud desde la célula hasta el nivel del organismo. Como tal, uno podría esperar que una variedad de intervenciones dirigidas a diversos mecanismos pudieran compartir este fenotipo glucorregulador como resultado de alguna combinación de integridad mantenida de la célula, orgánulos, señalización hormonal u otros factores que coordinan el metabolismo y, en última instancia, el envejecimiento en todo el organismo. Por lo tanto, por medios indirectos, los cambios en los niveles de glucosa podrían afectar significativamente los programas transcripcionales o la señalización hormonal para regular de manera coordinada los procesos actualmente conocidos (o desconocidos) para influir en el proceso de envejecimiento (por ejemplo, función mitocondrial, autofagia).

La desregulación de la glucosa, medida como hipoglucemia o hiperglucemia, puede resultar de problemas a lo largo de todo el espectro de absorción, producción y metabolismo de glucosa. La hiperglucemia se asocia comúnmente con la edad avanzada y puede ocurrir como resultado de la disminución de la liberación de insulina en respuesta a la glucosa y / o el aumento de la resistencia a la insulina en los tejidos. Encuestas recientes de la población adulta en los Estados Unidos sugieren que ≥50% de las personas mayores de 45 años tienen diabetes tipo 2 o prediabetes. Esta prevalencia es mayor con el aumento de la edad, con aproximadamente el 80% de los adultos de 65 años o más mostrando desregulación de la glucosa. Por lo tanto, el control glucémico deficiente se está acercando a proporciones epidémicas tanto en los EE UU como en todo el mundo. Aunque la fuente del desequilibrio metabólico que conduce a la desregulación de la glucosa puede tener múltiples contribuyentes, se propone que contribuya un exceso de ingesta energética con el aumento del peso corporal y del IMC.

Uno de los métodos más directos para mantener la homeostasis de la glucosa es a través de intervenciones dietéticas/nutricionales. Entre ellos, el más importante es el paradigma de restricción dietética o restricción de calorías. A pesar de estos beneficios para la salud reportados, la restricción dietética de por vida en humanos sigue siendo un desafío dado el estado actual de la sociedad moderna en los países desarrollados que ha pasado de un suministro limitado de alimentos hace un siglo a un exceso nutricional en la actualidad. Por lo tanto, la identificación de intervenciones que promueven la salud y la longevidad independientemente de las reducciones obligatorias de la ingesta de alimentos se ha propuesto como un medio alternativo para "imitar" los beneficios fisiológicos de la restricción calórica y obtener ganancias en la salud y la longevidad, una clase hipotética de compuestos denominados miméticos de restricción calórica (CRM).

Las similitudes entre la desregulación de la glucosa en el envejecimiento y la desregulación de la glucosa con T2D han llevado a la hipótesis de que se podría encontrar una CRM eficaz dirigiéndose al control glucorregulador. Si una intervención puede mejorar la regulación de la glucosa para tratar o prevenir la diabetes tipo 2, puede prevenir el desarrollo de la desregulación de la glucosa que se observa comúnmente con el envejecimiento.

El fármaco para la diabetes tipo 2 más conocido que se ha probado como CRM es la metformina. La metformina actúa a través de múltiples vías; sin embargo, la vía mejor caracterizada es a través de la activación del sensor regulador de energía celular, proteína quinasa activada por AMP (AMPK).

Pero no solo la metformina puede ser efectiva, como decíamos, los estudios con humanos y roedores no enfermos, así como con individuos diabéticos, han descrito efectos metabólicos beneficiosos, más notablemente como excursiones reducidas de glucosa en sangre posprandial con acarbosa. La sensibilidad a la insulina mejora ligeramente con acarbosa, aunque los niveles de insulina posprandial no muestran una disminución significativa constante. Si bien la acción inhibidora molecular de la acarbosa está bien detallada, pocos estudios han intentado explorar el efecto que tiene la acarbosa sobre la retención de nutrientes específicos de la dieta y, específicamente, si la pérdida de peso que a veces se informa con la administración de acarbosa es el resultado de una reducción de la retención de energía general de la dieta.

Dados los roles importantes de la señalización de la insulina y el IGF1 en la homeostasis y la longevidad del peso corporal, los beneficios de la acarbosa son más probablemente el resultado de la absorción más lenta de azúcares de la dieta, lo que resulta en una disminución de las excursiones de glucosa posprandial y respuestas moderadas de la insulina. Considerados en su conjunto, incluso en ausencia de una enfermedad manifiesta, estos datos sugieren que dirigirse al mantenimiento glucorregulador mediante acarbosa u otros medios puede ser un objetivo nutricional viable para mantener la salud y retrasar el envejecimiento.

Por lo tanto, todas estas investigaciones confirman la esperanza puesta en la acarbosa e impulsan una mayor atención a los efectos de los períodos transitorios de glucosa en sangre alta sobre el envejecimiento y las enfermedades del envejecimiento, incluido el cáncer, y deberían motivar estudios de acarbosa y otros medicamentos para el control de la glucosa en humanos.

Suplemento nutricional antienvejecimiento

Ideas clave

  • La acarbosa se emplea para el tratamiento (con un régimen de alimentación solamente o en combinación con un régimen alimenticio y medicamentos de otro tipo) para tratar la diabetes tipo 2.
  • El envejecimiento se considera el factor de riesgo más grande para una variedad de enfermedades crónicas y metabólicas.
  • Una intervención para extender la vida útil actuaría retardando los procesos fundamentales de envejecimiento en lugar de prevenir una sola enfermedad.
  • Apuntar al control glucorregulador para disminuir el riesgo de enfermedad y, en consecuencia, mejorar la longevidad. 
  • La acarbosa es uno de esos fármacos en los que se tienen muchas esperanzas para alargar nuestra vida. Según diversos estudios llevados a cabo en ratones, la acarbosa mejora los marcadores inflamatorios y reduce los eventos cardiovasculares.
  • Dirigirse al mantenimiento glucorregulador mediante acarbosa u otros medios puede ser un objetivo nutricional viable para mantener la salud y retrasar el envejecimiento.
  • Todas estas investigaciones confirman la esperanza puesta en la acarbosa e impulsan una mayor atención a los efectos de los períodos transitorios de glucosa en sangre alta sobre el envejecimiento y las enfermedades del envejecimiento.

Enfermedades relacionadas

Fuente:

  • Harrison DE, Strong R, Alavez S, Astle CM, DiGiovanni J, Fernandez E, Flurkey K, Garratt M, Gelfond JAL, Javors MA, Levi M, Lithgow GJ, Macchiarini F, Nelson JF, Sukoff Rizzo SJ, Slaga TJ, Stearns T, Wilkinson JE, Miller RA. Acarbose improves health and lifespan in aging HET3 mice. Aging Cell. 2019 Apr;18(2):e12898. doi: 10.1111/acel.12898. Epub 2019 Jan 27. PMID: 30688027; PMCID: PMC6413665.

Redacción: Irene García

Supervisión editorial: Tomás Duraj

ActiAge es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

También te puede interesar

×