Actiage

Si eres feliz en tus relaciones, vivirás más tiempo

Si eres feliz en tus relaciones, vivirás más tiempo

Y vivieron felices para siempre… ¿Y si no fuera solo una frase hecha? ¿Y si la felicidad nos permitiera alargar nuestra vida y vivir más tiempo?

Índice

El estudio de Harvard sobre el envejecimiento

Entre los estudios más importantes sobre medicina y ciencia del siglo XXI encontramos todos los relativos a la vida eterna… es decir, a cómo alargar nuestra esperanza de vida y vivir lo más posible y en las mejores condiciones de salud.

Uno de los estudios más importantes sobre este tema es el Estudio sobre el Desarrollo Adulto realizado en Harvard, segundo de una serie sobre cómo los investigadores de Harvard abordan los problemas del envejecimiento. Este estudio, de casi 80 años, ha demostrado que tener una relación estrecha con la comunidad que nos rodea nos ayuda a vivir más tiempo y ser más felices.

Cuando los científicos comenzaron a rastrear la salud de 268 estudiantes de segundo año de Harvard en 1938 durante la Gran Depresión, esperaban que el estudio longitudinal revelara pistas para llevar una vida saludable y feliz. Obtuvieron más de lo que querían ya que los investigadores han recopilado una gran cantidad de datos sobre su salud física y mental.

De la cohorte original de Harvard reclutada como parte del Estudio de Desarrollo Adulto, solo 19 siguen con vida, todos con más de 90 años. Entre los reclutas originales se encontraban el presidente John F. Kennedy y el veterano editor del Washington Post, Ben Bradlee. (Las mujeres no estaban en el estudio original porque la Universidad todavía era toda de hombres).

Finalmente los científicos ampliaron su investigación para incluir a la descendencia de los hombres, que ahora son 1.300 y tienen entre 50 y 60 años, para descubrir cómo las experiencias tempranas afectan la salud y el envejecimiento a lo largo del tiempo. Algunos participantes se convirtieron en empresarios, médicos, abogados de éxito y otros terminaron como esquizofrénicos o alcohólicos, contando con una gran riqueza para el análisis de los datos.

Durante las décadas intermedias, los grupos de control se han expandido. En la década de 1970, 456 residentes del centro de la ciudad de Boston se alistaron como parte del Estudio Glueck, y 40 de ellos todavía están vivos. Hace más de una década, los investigadores comenzaron a incluir esposas en los estudios de Grant y Glueck.

A lo largo de los años, los investigadores han estudiado las trayectorias de salud de los participantes y sus vidas en general, incluidos sus triunfos y fracasos en la carrera y el matrimonio, y el hallazgo ha producido lecciones sorprendentes, y no solo para los investigadores.

La felicidad en las relaciones influye en nuestra esperanza de vida

“El hallazgo más sorprendente de este estudio es que nuestras relaciones y lo felices que somos en ellas tiene una poderosa influencia en nuestra salud”, explica Robert Waldinger, director del estudio, psiquiatra del Hospital General de Massachusetts y profesor de psiquiatría en la Escuela de Medicina de Harvard. “Cuidar tu cuerpo es importante, pero cuidar tus relaciones también es una forma de autocuidado".

Las relaciones cercanas, más que el dinero o la fama, son las que mantienen felices a las personas durante toda su vida. Estos lazos protegen a las personas del descontento de la vida, ayudan a retrasar el deterioro mental y físico y son mejores predictores de vidas largas y felices que la clase social, el coeficiente intelectual o incluso los genes. Este hallazgo resultó cierto en todos los ámbitos, tanto entre los hombres de Harvard como entre los participantes que se fueron añadiendo más tarde.

Los investigadores examinaron minuciosamente los datos, incluidos amplios registros médicos y cientos de entrevistas y cuestionarios en persona, y encontraron una fuerte correlación entre la vida floreciente de los hombres y sus relaciones con la familia, los amigos y la comunidad. Varios estudios encontraron que el nivel de satisfacción de las personas con sus relaciones a los 50 años era un mejor indicador de la salud física que sus niveles de colesterol.

"Cuando reunimos todo lo que sabíamos sobre ellos a los 50 años, no fueron sus niveles de colesterol de mediana edad los que predijeron cómo iban a envejecer, sino lo satisfechos que estaban en sus relaciones. Las personas que estaban más satisfechas en sus relaciones a los 50 años eran las más saludables a los 80", explica Waldinger.

Los investigadores también encontraron que la satisfacción marital tiene un efecto protector sobre la salud mental de las personas. Parte de un estudio descubrió que las personas que tuvieron matrimonios felices a los 80 años informaron que su estado de ánimo no sufría ni siquiera en los días en que tenían más dolor físico. Aquellos que tuvieron matrimonios infelices sintieron más dolor emocional y físico.

En resumen, la soledad mata, puede que incluso tanto como fumar o beber mucho alcohol.

No obstante, está claro que los hábitos saludables también influyen en nuestra esperanza de vida, y estos están condicionados en parte por nuestras relaciones sociales y nuestra felicidad. Así, en general, las personas que vivieron más y disfrutaron de una buena salud evitaron fumar y consumir alcohol en exceso. Los investigadores también encontraron que aquellos con un fuerte apoyo social experimentaron menos deterioro mental a medida que envejecían.

En parte de un estudio reciente, los investigadores encontraron que las mujeres que se sentían firmemente vinculadas a sus parejas estaban menos deprimidas y más felices en sus relaciones dos años y medio después, y también tenían mejores funciones de memoria que aquellas con conflictos matrimoniales frecuentes.

“Las buenas relaciones no solo protegen nuestros cuerpos; también protegen nuestros cerebros. Y, además, esas buenas relaciones, no tienen que ser fluidas todo el tiempo. Algunas de nuestras parejas octogenarias podían discutir a menudo, pero mientras sintieran que realmente podían contar con el otro cuando las cosas se pusieran difíciles, esas discusiones no afectaron sus emociones".

¿Cómo evitar el envejecimiento?

Dado que el envejecimiento comienza al nacer, las personas deben comenzar a cuidarse desde jóvenes, no hace falta esperar a los 65 años.

“El envejecimiento es un proceso continuo que comienza a notarse más a los 30 años, de modo que si se cuida bien a una edad temprana, puede establecer un mejor rumbo para el envejecimiento. El mejor consejo que puedo dar es 'Cuida tu cuerpo como si lo fuera a necesitar durante 100 años', porque es posible".

Los primeros investigadores creían que la constitución física, la capacidad intelectual y los rasgos de personalidad determinaban el desarrollo adulto. Hicieron mediciones antropométricas detalladas de cráneos, puentes de cejas y lunares, escribieron notas detalladas sobre el funcionamiento de los órganos principales, examinaron la actividad cerebral a través de electroencefalogramas e incluso analizaron la caligrafía de los hombres.

Ahora, los investigadores extraen sangre de hombres para realizar pruebas de ADN y la colocan en escáneres de resonancia magnética para examinar órganos y tejidos en sus cuerpos, procedimientos que habrían sonado a ciencia ficción en 1938. En ese sentido, el estudio en sí representa una historia de los cambios que la vida trae.

El psiquiatra George Vaillant, quien se unió al equipo como investigador en 1966, dirigió el estudio desde 1972 hasta 2004. Formado como psicoanalista, Vaillant enfatizó el papel de las relaciones y llegó a reconocer el papel crucial que desempeñaban en las personas que vivían vidas largas y agradables.

En un libro llamado "Envejecer bien", Vaillant escribió qué seis factores predijeron un envejecimiento saludable para los hombres de Harvard: actividad física, ausencia de abuso de alcohol y tabaquismo, tener mecanismos maduros para hacer frente a los altibajos de la vida y disfrutar de la vida y un matrimonio estable. Para los hombres del centro de la ciudad, la educación era un factor adicional. "Cuanta más educación obtenían los hombres del centro de la ciudad", escribió Vaillant, "más probabilidades tenían de dejar de fumar, comer con sensatez y consumir alcohol con moderación".

La investigación de Vaillant destacó el papel de estos factores protectores en el envejecimiento saludable. Cuantos más factores tuvieran los sujetos, mayores serían las probabilidades de tener una vida más larga y feliz. “Cuando comenzó el estudio, a nadie le importaba la empatía o el apego”, dijo Vaillant. "Pero la clave para un envejecimiento saludable son las relaciones, las relaciones, las relaciones".

El estudio mostró que el papel de la genética y los antepasados longevos resultó menos importante para la longevidad que el nivel de satisfacción con las relaciones en la mediana edad, ahora reconocido como un buen predictor del envejecimiento saludable. La investigación también desmintió la idea de que las personalidades no se pueden cambiar.

“Aquellos que eran claramente descarriados cuando tenían entre 20 y 25 años resultaron ser maravillosos octogenarios”, dijo. "Por otro lado, el alcoholismo y la depresión mayor podían llevarse a personas que comenzaron su vida como estrellas, pero acabaron descarriadas”.

Por lo tanto, si quieres vivir más, cuida tus relaciones y sé feliz. 

También te puede interesar

Tratamiento Antienvejecimiento

Echa un vistazo al tratamiento de Antienvejecimiento. Analizamos tu salud con analíticas avanzadas y un sensor metabólico para ayudarte a adquirir los hábitos precisos para vivir más. Si tienes dudas, pulsa en este enlace para tener una consulta de cortesía con el médico.

Ver tratamientoCalculadora de Esperanza de Vida

Ideas clave

  • A lo largo de los años, los investigadores de Harvard han estudiado las trayectorias de salud de los participantes y sus vidas en general, incluidos sus triunfos y fracasos en la carrera y el matrimonio.
  • Nuestras relaciones y lo felices que somos en ellas tiene una poderosa influencia en nuestra salud.
  • Las relaciones cercanas, más que el dinero o la fama, son las que mantienen felices a las personas durante toda su vida.
  • Las buenas relaciones no solo protegen nuestros cuerpos; también protegen nuestros cerebros.

Enfermedades relacionadas

ActiAge es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

También te puede interesar

×