Actiage

¿Afecta la ansiedad a la longevidad?

¿Afecta la ansiedad a la longevidad?

La ansiedad crónica es un trastorno que afecta a la salud física y, por lo tanto, a la longevidad. Además, una nueva investigación epigenética ha descubierto que la ansiedad está vinculada con un envejecimiento más rápido, y tener genes específicos puede acelerar el efecto.

Índice

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un sentimiento de inquietud, nerviosismo, preocupación, temor o pánico por lo que está a punto de ocurrir o puede ocurrir. Es una sensación que surge ante un peligro, problema o amenaza que está por suceder.

Los síntomas principales de la ansiedad son:

- Sensación de nerviosismo, agitación o tensión

- Aumento del ritmo cardíaco

- Hiperventilación

- Sudoración

- Temblores

- Sensación de debilidad o cansancio

- Problemas para concentrarse o para pensar en otra cosa

- Problemas para dormir

- Alteraciones gastrointestinales

La ansiedad crónica, no fisiológica (sin cusa concreta) es un trastorno de la personalidad o enfermedad mental que se considera un riesgo de enfermedades graves, como diabetes, problemas respiratorios, enfermedades cardíacas, dolor crónico y adicción.

¿Cómo afecta la ansiedad a la longevidad?

La investigación muestra que reaccionar de forma exagerada, preocuparse constantemente y vivir en un estado de ansiedad perpetua puede reducir la esperanza de vida. La angustia psicológica, incluso en niveles relativamente bajos, está relacionada con un mayor riesgo de muerte.

La ansiedad es un disruptor importante y, lamentablemente, muy común en la vida cotidiana. Cuando la ansiedad es el resultado de un problema real o inminente, puede desencadenar acciones necesarias para mitigar daños y evitar daños. Sin embargo, los sentimientos constantes de preocupación pueden hacer que sea difícil disfrutar de las personas que te rodean y de cualquier actividad que realices. Si sufres de ansiedad crónica, probablemente te resulte muy difícil concentrarte en otra cosa que no sea la ansiedad que sientes. Lamentablemente, la ansiedad crónica puede acortar significativamente la vida útil.

Muchos estudios han encontrado un vínculo entre la personalidad propensa a la ansiedad y la vida útil más corta. Los investigadores se refieren a la tendencia a reaccionar siempre ante la frustración, la pérdida o la amenaza con emociones negativas como neuroticismo y han descubierto que este rasgo es generalizado y preocupante.

Un artículo de 2009 publicado en American Psychology declaró que "hay evidencia creciente de que el neuroticismo es un rasgo psicológico de profunda importancia para la salud pública. El neuroticismo es un correlato sólido y un predictor de muchos trastornos mentales y físicos diferentes, entre ellos la comorbilidad".

Por ejemplo, para un estudio publicado en 2008, los investigadores de la Universidad de Purdue siguieron a 1.600 hombres, de 43 a 91 años, durante 12 años para examinar cómo les iba con el tiempo a aquellos con personalidades neuróticas. Al final del estudio, solo el 50 por ciento de los hombres con neuroticismo alto o creciente estaban vivos en comparación con el 75 al 85 por ciento del otro grupo.

Otro estudio encontró que las personas desgastadas incluso por una angustia leve, lo que significa que a veces se quedaban despiertos por la noche preocupados o tenían problemas para concentrarse en las tareas, por ejemplo, tenían un 20 % más de probabilidades de morir en un período de 10 años en comparación con las personas que no reportaron tales síntomas.

Eso fue cierto incluso después de que los investigadores ajustaran sus resultados para tener en cuenta los comportamientos poco saludables que a menudo acompañan a la ansiedad y la depresión, como fumar y beber en exceso. También tomaron en cuenta cosas como el ejercicio, el peso y la diabetes.

Las personas con angustia leve tenían un 29 % más de probabilidades de morir de una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular que las personas que no reportaron angustia. La angustia leve no pareció aumentar el riesgo de cáncer.

Las personas con niveles moderados de angustia tenían un 43 % más de probabilidades de morir por cualquier causa. Y las personas con altos niveles de angustia tenían un 94 % más de probabilidades de morir durante el estudio que las personas sin angustia.

¿Por qué afecta la ansiedad a la esperanza de vida?

Hasta el momento, no hay explicaciones claras de por qué las personas con personalidades neuróticas tienden a tener una expectativa de vida más baja que aquellas que son más capaces de lidiar con los golpes de la vida.

Existe alguna evidencia de que el neuroticismo está relacionado con altos niveles de cortisol, una hormona que se secreta cuando alguien se siente amenazado o estresado y experimenta la respuesta de huir o luchar.

Las glándulas suprarrenales interpretan la angustia psicológica como una amenaza para la seguridad personal. Las glándulas suprarrenales comienzan a secretar la hormona del estrés, el cortisol. El cortisol y la hormona epinefrina aumentan el ritmo cardíaco y estrechan las arterias para preparar el cuerpo para enfrentar y superar la amenaza implícita. La angustia hace que las glándulas suprarrenales produzcan cortisol constantemente. Cuando esto sucede, siguen problemas de salud graves como enfermedades cardíacas, niveles altos de azúcar en la sangre y problemas digestivos como úlceras estomacales.

Otro factor en la relación entre el neuroticismo y la esperanza de vida más baja puede ser que las personas que están constantemente ansiosas, estresadas y deprimidas tienden a tener hábitos poco saludables.

Es más probable que fumen, abusen del alcohol y otras drogas y tengan relaciones sexuales sin protección, todo lo cual puede conducir a condiciones que acortan la vida o accidentes, como una sobredosis o un accidente automovilístico. Todos estos son ejemplos de mecanismos de afrontamiento poco saludables o desadaptativos.

La comorbilidad o los trastornos concurrentes existen cuando dos o más problemas de salud mental están presentes al mismo tiempo. Médicamente, la adicción se clasifica como trastorno por uso de sustancias. Cuando se combina con la ansiedad crónica o el trastorno de ansiedad general, el trastorno por uso de sustancias puede ser mucho más difícil de tratar. Esto se debe a que, además de abordar la adicción a las drogas o al alcohol, también se debe resolver la ansiedad subyacente. Hasta que esto se logre, las personas con ansiedad crónica siempre están en peligro de volver a sus comportamientos adictivos en un esfuerzo por aliviar su dolor emocional.

Ansiedad y envejecimiento acelerado

La empresa de análisis de ADN Muhdo ha realizado miles de pruebas de edad biológica y salud epigenética para desarrollar mejores algoritmos. Al realizar estos análisis, descubrieron que las personas con ansiedad mostraban un envejecimiento biológico acelerado en comparación con las que no. Muhdo también descubrió que las personas con ciertos genes parecían ser más susceptibles que otras a este aumento del envejecimiento.

Si bien los altos niveles de estrés y la ansiedad se han relacionado durante mucho tiempo con una vida más corta, estos datos son interesantes porque muestran un vínculo potencial entre ciertos genes y su impacto en la tasa de envejecimiento.

El método de evaluación de la edad biológica de Muhdo implica la medición de la metilación del ADN, que es un biomarcador que se puede utilizar para cuantificar el envejecimiento acelerado de los tejidos. Como parte de una prueba reciente de desarrollo de algoritmos, Muhdo realizó un estudio interno con 88 participantes anónimos, tanto hombres como mujeres, con edades cronológicas que oscilaban entre los 21 y los 48 años.

De los 88 participantes, 23 informaron tener ansiedad, y Muhdo descubrió que el grupo ansioso tenía un aumento promedio en su edad biológica. Se encontró que aquellos que no informaron tener ansiedad tenían una diferencia no significativa o incluso una disminución en su edad biológica.

"Curiosamente, no hubo una fuerte correlación entre las personas que dijeron que tenían "estrés" y un aumento en el envejecimiento biológico, fue específicamente la "ansiedad" lo que marcó la diferencia", dice Collins, jefe de Psicología de Muhdo.

A través de su análisis de ADN, Muhdo también analizó numerosos genotipos asociados con neurotransmisores, como la serotonina. Uno se destacó por encima de todos los demás: el genotipo rs4680 (COMT), que está relacionado con los niveles de dopamina.

Al observar COMT, de los tres genotipos encontrados en humanos (AA, AG, GG), se encontró que los del grupo AA estaban más afectados por la ansiedad, con una edad biológica acelerada promedio de 4.4 años. Aquellos que reportaron sufrir ansiedad en el grupo AG o GG aún mostraban una edad biológica acelerada, pero menor en promedio a 1,7 años.

“Puede darse el caso de que aquellos en la categoría AG o GG tengan alguna protección física contra la ansiedad o podría ser que estar en el grupo AA lo expone a más daño por la ansiedad”, dice Collins. “Sin embargo, parece que la ansiedad aún acelera el envejecimiento independientemente de su genotipo”.

Consejos para evitar la ansiedad y prolongar la longevidad

- Muévete más. Cuando realizamos actividad física, los niveles de cortisol descienden naturalmente, mientras que el ejercicio también libera endorfinas saludables. Estas hormonas elevan el estado de ánimo y pueden aliviar los síntomas de la depresión. Por eso, uno de los consejos más efectivos para reducir la ansiedad es hacer ejercicio físico de manera regular.

- Los ejercicios de respiración pueden ayudar, al igual que la relajación muscular progresiva, las técnicas de visualización, el yoga o una simple meditación de tres minutos para ayudarlo a cambiar tu perspectiva. La atención plena o mindfulness es relajante y puede alejar a una persona de los factores estresantes en sus vidas que le están causando daño.

- Procura dormir y descansar bien para estar menos estresado.

- La alimentación también es importante, sigue una dieta sana y reduce la cafeína.

-Ten una visión más global. El cambio de escenario puede ser todo lo que necesitas para ayudarte a controlarte y lidiar con cualquier situación más problemática.

- Sonríe. Curiosamente, los estudios muestran que incluso fingir una sonrisa puede aliviar el estrés y la angustia. El mero acto de sonreír, aunque no tengas muchas ganas de ello, puede engañar a la mente para que crea que eres realmente feliz.

- Psicoterapia. La terapia cognitiva-conductual (TCC) es la manera más eficaz de la psicología para tratar los trastornos de ansiedad. Generalmente la TCC es un tratamiento a corto plazo y se enfoca en enseñarte técnicas específicas para mejorar tus síntomas y ayudarte a no evitar situaciones que te causen ansiedad.

- Si el profesional de medicina lo ve necesario, se pueden recetar medicamentos como antidepresivos o sedantes.

- Evita el alcohol y las drogas, dan una sensación de alivio inmediato, pero no solucionan el problema, sino que causan muchos más y pueden aumentar la ansiedad.

También te puede interesar

Tratamiento Antienvejecimiento

Echa un vistazo al tratamiento de Antienvejecimiento. Analizamos tu salud con analíticas avanzadas y un sensor metabólico para ayudarte a adquirir los hábitos precisos para vivir más. Si tienes dudas, pulsa en este enlace para tener una consulta de cortesía con el médico.

Ver tratamientoCalculadora de Esperanza de Vida

Ideas clave

  • La ansiedad es un sentimiento de inquietud, nerviosismo, preocupación, temor o pánico por lo que está a punto de ocurrir o puede ocurrir. Es una sensación que surge ante un peligro, problema o amenaza que está por suceder.
  • Los síntomas principales son nerviosismo, agitación, aumento del ritmo cardiaco, hiperventilación, sudoración, temblores, debilidad, problemas para concentrarse, problemas para dormir, alteraciones gastrointestinales.
  • La ansiedad crónica, no fisiológica (sin cusa concreta) es un trastorno de la personalidad o enfermedad mental que se considera un riesgo de enfermedades graves, como diabetes, problemas respiratorios, enfermedades cardíacas, dolor crónico y adicción.
  • La investigación muestra que reaccionar de forma exagerada, preocuparse constantemente y vivir en un estado de ansiedad perpetua puede reducir la esperanza de vida. La angustia psicológica, incluso en niveles relativamente bajos, está relacionada con un mayor riesgo de muerte.
  • Las personas con angustia leve tenían un 29 % más de probabilidades de morir de una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular que las personas que no reportaron angustia. La angustia leve no pareció aumentar el riesgo de cáncer.
  • Las personas con niveles moderados de angustia tenían un 43 % más de probabilidades de morir por cualquier causa. Y las personas con altos niveles de angustia tenían un 94 % más de probabilidades de morir durante el estudio que las personas sin angustia.
  • Hasta el momento, no hay explicaciones claras de por qué las personas con personalidades neuróticas tienden a tener una expectativa de vida más baja que aquellas que son más capaces de lidiar con los golpes de la vida. Existe alguna evidencia de que el neuroticismo está relacionado con altos niveles de cortisol. 
  • El cortisol y la hormona epinefrina aumentan el ritmo cardíaco y estrechan las arterias para preparar el cuerpo para enfrentar y superar la amenaza implícita. La angustia hace que las glándulas suprarrenales produzcan cortisol constantemente. Cuando esto sucede, siguen problemas de salud graves como enfermedades cardíacas, niveles altos de azúcar en la sangre y problemas digestivos como úlceras estomacales.
  • Otro factor en la relación entre el neuroticismo y la esperanza de vida más baja puede ser que las personas que están constantemente ansiosas, estresadas y deprimidas tienden a tener hábitos poco saludables.
  • La empresa de análisis de ADN Muhdo ha realizado miles de pruebas de edad biológica y salud epigenética para desarrollar mejores algoritmos. Al realizar estos análisis, descubrieron que las personas con ansiedad mostraban un envejecimiento biológico acelerado en comparación con las que no. Muhdo también descubrió que las personas con ciertos genes parecían ser más susceptibles que otras a este aumento del envejecimiento.
  • Para evitar la ansiedad y vivir más debemos hacer ejercicio físico regular, respiración, mindfulness y yoga, dormir y descansar bien, llevar una dieta sana, tener una visión más global de las cosas, sonreír más, ir psicoterapia si hace falta o tomar antidepresivos y sedantes en los casos más graves.

Enfermedades relacionadas

Fuente:

  • Meier SM, Mattheisen M, Mors O, Mortensen PB, Laursen TM, Penninx BW. Increased mortality among people with anxiety disorders: total population study. Br J Psychiatry. 2016;209(3):216-21. doi:10.1192/bjp.bp.115.171975
 
  • Meiri N, Schnapp Z, Ankri A, et al. Fear of clowns in hospitalized children: prospective experience. Eur J Pediatr. 2017;176(2):269-272. doi:10.1007/s00431-016-2826-3
   
  • Sharma M. Yoga as an alternative and complementary approach for stress management: a systematic review. J Evid Based Complementary Altern Med. 2014;19(1):59-67. doi:10.1177/2156587213503344

Redacción: Irene García

Supervisión editorial: Tomás Duraj

ActiAge es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

También te puede interesar

×