Actiage

Beneficios y propiedades de la cúrcuma

Beneficios y propiedades de la cúrcuma

Tener una salud física y mental óptima es fundamental para una buena calidad de vida. Con el aumento de la esperanza de vida, ha habido un aumento sustancial en el deterioro funcional relacionado con la edad y las enfermedades crónicas. Así, es cierto que muchas personas viven muchos años, hasta los 90 o incluso 100 años, pero la mayoría llega en condiciones no demasiado buenas, sobre todo si presenta alguna enfermedad degenerativa asociada al envejecimiento. La cúrcuma, con sus múltiples beneficios y propiedades, puede ayudarnos a envejecer mejor y llegar a mayores con una calidad de vida mucho mayor.

Índice

¿Qué es la cúrcuma?

La cúrcuma es una especia que proviene de la raíz naranja de una planta herbácea perteneciente a la familia de las zingiberáceas, originaria de la India e Indonesia. De color amarillo intenso, su nombre científico es cúrcuma longa y su uso se remonta a hace miles de años. Al principio se usaba como colorante, pero pronto se descubrieron sus propiedades culinarias y medicinales.

Los compuestos que otorgan a la cúcurma sus propiedades medicinales son los llamados curcuminoides (la curcumina, la demetoxicurcumina y la bisdemetoxicurcumina), especialmente la curcumina, sobre la que se han hecho muchos estudios.

Además, contiene aceites volátiles (turmerone, atlantone y zingiberene), berberina, proteínas, resinas, azúcares fibra dietética, vitaminas C, E y K, niacina, sodio, calcio, potasio, cobre, magnesio, hierro y zinc, lo que aumenta sus beneficios sobre nuestra salud.

¿Puede la cúrcuma retrasar el envejecimiento?

Nuestra sociedad cada vez está más envejecida, pero, desgraciadamente, son pocos los que llegan a edades ancianas en un buen estado físico y mental. Por eso, desde hace unos años se están haciendo muchos estudios para comprobar qué sustancias o actividades nos pueden ayudar a retrasar este proceso de envejecimiento, evitando el deterioro que va unido al mismo y aquellas enfermedades crónicas que disminuyen nuestra calidad de vida.

Una de estas sustancias es la cúrcuma y, especialmente, la curcumina ya que posee muchos efectos beneficiosos en la mejora de la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS). Un reciente metanálisis (1) mostró efectos significativamente favorables sobre la CVRS en los ensayos con una corta duración de la intervención de curcumina (<5 meses) y aquellos que utilizaron formulaciones de curcumina con alta biodisponibilidad. Los resultados finales mostraron que la curcumina oral tiene un fuerte impacto positivo en la CVRS. Por ejemplo, se demostró que mejoraba la calidad de vida en pacientes con tumores o prurito debido a su efecto antiinflamatorio.

También se ha demostrado que la curcumina tiene efectos positivos en una multitud de funciones de salud cerebral, incluidas la depresión, la demencia y la ansiedad. Se cree que este efecto beneficioso se obtiene al reducir el péptido relacionado con el gen de la calcitonina (CGRP), que es expresado por los queratinocitos y está asociado con el dolor crónico y la regulación positiva de biomarcadores proinflamatorios como la interleucina-8 y el endotelio. La curcumina también produce propiedades antiinflamatorias a través de la inhibición de reguladores maestros de la inflamación como la hemo oxigenasa 1 (HO-1) y NF-κB. Además, se ha demostrado que la curcumina eleva los antioxidantes endógenos que eliminan los radicales libres como la superóxido dismutasa (SOD) y el glutatión (GSH).

Esto es importante porque el cerebro tiene una demanda de oxígeno relativamente alta, que puede estimular el daño oxidativo, lo que resulta en condiciones neurológicas como ansiedad y deterioro del estado de ánimo, junto con neurodegeneración y neuroinflamación. Todas estas condiciones se caracterizan por niveles bajos de GSH.

Por lo tanto, la evidencia sugiere que la curcumina reduce significativamente los síntomas de enfermedades crónicas junto con un aumento de la calidad de vida.

Sin embargo, un estudio encontró que la curcumina, administrada a ratones a partir de los 12 meses de edad, no prolongó la vida útil de los ratones híbridos machos. Además, en ratones genéticamente heterogéneos, la curcumina administrada a partir de los 4 meses de edad no tuvo ningún efecto sobre la esperanza de vida de los ratones machos o hembras. Por lo tanto, según esta investigación, la curcumina no serviría para extender la vida útil de los mamíferos.

Propiedades antiinflamatorias de la curcumina

Otro estudio (2) confirma las propiedades antiinflamatorias de la curcumina, importante para ayudarnos a vivir mejor ya que la inflamación crónica es un factor importante que contribuye al desarrollo de enfermedades no transmisibles. Las enfermedades no transmisibles (ENT) representan aproximadamente el 72% de los 57 millones de muertes que ocurrieron en todo el mundo en 2016 (año del estudio), la mayoría atribuida a enfermedades cardiovasculares, seguidas de cánceres, enfermedades respiratorias crónicas y diabetes. Según estimaciones, el 18% de la población mundial morirá a causa de 1 de las 4 ENT principales, y los hombres tienen un mayor riesgo de muerte (22%) que las mujeres (15%). 

La inflamación crónica sustenta la fisiopatología de varias ENT en los seres humanos, entre ellas las 4 ENT principales antes mencionadas, así como las enfermedades autoinmunes, las enfermedades degenerativas y la enfermedad de Alzheimer. La inflamación crónica es un estado inflamatorio prolongado con producción persistente de mediadores proinflamatorios como las citocinas o moléculas de adhesión. Esta producción puede ocurrir después de un evento inflamatorio agudo; sin embargo, en el contexto de las ENT, se manifiesta como una respuesta inflamatoria de bajo grado, a menudo sin signos de una reacción aguda. Se han encontrado concentraciones elevadas de mediadores proinflamatorios como las citocinas (p. ej., interleucina [IL] -1β, IL- 6, y el factor de necrosis tumoral-α [TNF-α]) en tejido adiposo, cerebro, hígado, músculo y corazón de modelos animales, así como de seres humanos con enfermedades crónicas. Además, las concentraciones circulantes de estos mediadores se relacionan positivamente con la gravedad de las enfermedades crónicas.

Las estrategias de tratamiento y manejo actuales incluyen intervenciones farmacológicas, a saber, fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), que inhiben la enzima ciclooxigenasa, un componente esencial necesario para la producción endógena de prostaglandinas, un regulador clave de las respuestas inflamatorias. Después de la terapia con AINE, los síntomas clínicos de inflamación aguda se alivian, así como el dolor y la hinchazón y se reducen los marcadores inflamatorios sistémicos generales. A pesar de su eficacia, los AINE pueden interactuar con otros medicamentos y causar efectos secundarios no deseados, a saber, síntomas gastrointestinales adversos tan leves como náuseas o dolor de estómago, úlceras y sangrado del estómago. Otros efectos secundarios incluyen enzimas hepáticas elevadas, retención de sal y líquidos, aumento de la presión arterial, función renal comprometida y, en casos graves, mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Los cambios en los patrones de dieta y estilo de vida pueden ayudar a reducir la inflamación crónica de bajo grado. Ciertos patrones dietéticos, como la dieta mediterránea, reducen significativamente los niveles séricos de interleucinas proinflamatorias y proteína C reactiva (PCR) en pacientes con síndrome metabólico que siguieron esta dieta durante 2 años.

La curcumina es un potente agente antiinflamatorio que es seguro incluso en dosis tan altas como 8 g / día durante 3 meses o 12 g como una dosis única o diaria durante 3 meses. La evidencia clínica sugiere que reduce los marcadores de inflamación sistémica en humanos; sin embargo, la dosis, la formulación y la duración óptimas no son concluyentes. La curcumina se metaboliza rápidamente en el hígado para su eliminación en la orina y las heces. Sin embargo, para que la curcumina actúe sobre los objetivos biológicos de la inflamación sistémica, incluido el factor nuclear κ B (NF-κB) y la 5-lipoxigenasa para reducir los mediadores proinflamatorios, su biodisponibilidad es una consideración importante para los efectos sobre la enfermedad inflamatoria.

Este estudio confirmó que la suplementación con curcumina resultó en una reducción significativa de las concentraciones de CRP, IL-6, IL-8 y MCP-1 y un aumento en la citocina antiinflamatoria IL-10. Como era de esperar, la reducción de los marcadores proinflamatorios fue mayor después de la suplementación con curcumina en comparación con las formulaciones sin ella, y mayores reducciones en CRP, IL-6 y TNF-α se asociaron con niveles basales más altos.

La suplementación dietética con curcumina reduce las concentraciones circulantes de biomarcadores proinflamatorios y aumenta los mediadores antiinflamatorios independientemente del estado de salud. Funciona muy bien junto al sulforafano

La única preocupación por los beneficios funcionales y la eficacia terapéutica de un compuesto bioactivo es la absorción y distribución tisular de ese fármaco/agente ya es que un compuesto inestable y reactivo con una biodisponibilidad oral limitada. Por eso, se están llevando a cabo diversos estudios para aumentar la biodisponibilidad de la curcumina después de la dosificación oral, incluido el uso de curcumina en combinación con piperina, formulación en micropartículas poliméricas, complejación con fosfatidilcolina y encapsulación liposomal. 

Un ejemplo de esta formulación avanzada es Hydrocurc®, que aumenta de forma segura la biodisponibilidad mediante encapsulación liposomal. Clínicamente probado y científicamente validado para ser una de las formas de curcumina más biodisponibles en el mercado actual, HydroCurc® aprovecha los beneficios de la tecnología de dispersión LipiSperse® para superar los desafíos comunes asociados con la absorción de curcumina. Diseñado específicamente para aumentar la biodisponibilidad de ingredientes lipofílicos (amantes del aceite) permite mejorar la capacidad de los curcuminoides normalmente limitada para disolverse en ambientes acuosos como el estómago. Las partículas de curcuminoides pueden dispersarse libremente, aumentando la biodisponibilidad a medida que se vuelven más fácilmente disponibles en el cuerpo. HydroCurc® entrega curcuminoides al cuerpo de manera más rápida y eficiente que los extractos de curcumina estándar. 

Otras propiedades de la cúrcuma

Asimismo, la curcumina juega un papel importante en el control de varias enfermedades y factores de riesgo, incluidas infecciones, enfermedades metabólicas, trastornos gastrointestinales, trastornos cutáneos y óseos como las siguientes:

- dispepsia, gastritis o digestión lenta

- enfermedad de Alzheimer

- enfermedad de Parkinson

- hígado graso y otros trastornos hepáticos

- artritis reumatoide

- migraña

- varios cánceres

- enfermedades cardiovasculares, ya que ayuda a reducir el colesterol malo y los triglicéridos

- activa el sistema inmunitario y despierta el estado de ánimo, ayudando a tratar la depresión y la tristeza

AgeSwitch Antienvejecimiento

Ideas clave

  • Los compuestos que otorgan a la cúcurma sus propiedades medicinales son los llamados curcuminoides, especialmente la curcumina.
  • La curcumina tiene efectos positivos en una multitud de funciones de salud cerebral, incluidas la depresión, la demencia y la ansiedad.
  • Las propiedades antiinflamatorias de la curcumina nos ayudan a vivir mejor ya que la inflamación crónica es un factor importante que contribuye al desarrollo de enfermedades no transmisibles.

Enfermedades relacionadas

Fuente:

  • (1) Mehdi Sadeghian, Sepideh Rahmani, Tannaz Jamialahmadi, Thomas P. Johnston, Amirhossein Sahebkar, The effect of oral curcumin supplementation on health-related quality of life: A systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials, Journal of Affective Disorders, Volume 278, 2021, Pages 627-636, https://doi.org/10.1016/j.jad.2020.09.091.
  • (2) Jessica J A Ferguson, Kylie A Abbott, Manohar L Garg, Anti-inflammatory effects of oral supplementation with curcumin: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials, Nutrition Reviews,nuaa114, https://doi.org/10.1093/nutrit/nuaa114
  • Blagosklonny M. V. The goal of geroscience is life extension. Oncotarget. 2021; 12: 131-144. Retrieved from https://www.oncotarget.com/article/27882/text/

Redacción: Irene García

Supervisión editorial: Tomás Duraj

ActiAge es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

También te puede interesar

×