Actiage

10 beneficios de la exposición al frío para tu salud

10 beneficios de la exposición al frío para tu salud

Aunque a la mayoría de nosotros no nos gusta pasar frío y preferimos las duchas bien calentitas al agua fría, lo cierto es que son muchos los estudios que confirman que las duchas heladas, los tanques de crioterapia o la exposición al frío estimulan la quema de grasa, protegen los nervios, fortalecen el sistema inmunológico e incluso nos pueden ayudar a vivir más.

Índice

¿Qué es la terapia de frío?

La terapia de frío o crioterapia no es una invención moderna, sino que es está documentada como uno primeros tratamientos de medicina del hombre. En el Papiro de Edwin Smith (3500 a.C.), el texto médico más antiguo que se conoce, se menciona varias veces la terapia del frío.

Sin embargo, en el siglo XX, no se tuvo en cuenta esta terapia hasta finales de la década de 1980. Y en los últimos años, la terapia con frío se ha utilizado cada vez más para prevenir o aliviar diversas patologías dermatológicas, neurológicas, etc. 

Estos son algunos de los beneficios del frío que se han estudiado en los últimos años. 

Beneficios de la exposición al frío

1) Ayuda a quemar grasa

Los seres humanos tienen reservas de tejido graso marrón activo (TAM), hasta el 5% del tejido adiposo total. A diferencia de la grasa blanca, que almacena energía y comprende la mayor parte de la grasa corporal, la grasa marrón sirve para quemar calorías mediante desacoplamiento mitocondrial y utilizar energía.

El TAM, esencialmente, puede convertir las calorías (ATP) de los alimentos en calor. Así lo confirman diversos estudios que muestran que la exposición al frío aumenta la actividad de TAM, lo que conduce a un mayor gasto calórico. Por eso, se cree que la exposición frecuente al frío podría ser un enfoque complementario (¡y muy barato!) para abordar la actual epidemia de obesidad que afecta a casi todos los países del mundo. 

Según una investigación, la falta de TAM se ha relacionado con la obesidad. La exposición al frío aumenta la termogénesis con escalofríos y sin escalofríos y estos procesos nos ayudan a quemar más calorías para mantener el calor, lo que hace que aumenten los niveles de adiponectina, una proteína que ayuda a quemar grasa. Cuanta más adiponectina, menos grasa y peso. 

En otro estudio, los sujetos que estuvieron expuestos al estrés por frío vieron cómo su metabolismo se aumentaba un 80%.

Y otra investigación mostró que las ratas expuestas al frío quemaron tantas calorías adicionales a causa del frío que comieron un 50% más que las ratas de control, pero sin engordar nada.

Aunque la proporción del TAM sobre el gasto calórico total es relativamente baja, incorporar la exposición al frío como estrategia de regulación del peso es muy sencillo (evitar el uso de calefacción innecesaria) y acumulable en el tiempo (aunque las diferencias a corto plazo sean escasas, a lo largo de los años podría suponer una ventaja importante en el mantenimiento de un peso saludable).

2) Combate la inflamación

Como hemos dicho, la exposición a temperaturas frías aumenta la adiponectina, una proteína que también combate la inflamación. La inflamación causa muchos problemas en el organismo, por lo que es especial combatirla. Según un estudio, hacer deporte en un ambiente frío ayuda a reducir la inflamación. 

3) Aumenta la longevidad

Se han realizado doversos estudios en animales que han comprobado cómo la exposición al frío aumenta la vida útil de los mismos. Por ejemplo, las moscas vivían el doble en un ambiente a 21º C que en uno a 27º C. O los gusanos, que podían llegar a vivir un 75% si estaban en un ambiente 5º C más frío. O los peces, que aumentan su vida también un 75% a 6 grados menos. Varios estudios en insectos han obtenido los mismos resultados sobre la esperanza de vida.

En la investigación con ratas de la que hablábamos en el punto anterior, las ratas de laboratorio estuvieron en agua fría y poco profunda durante cuatro horas al día. Además de quemar más calorías y no engrodar, vivían un 10% más.

Otro estudio redujo la temperatura central de los ratones ligeramente, aumentando su esperanza de vida promedio entre el12 y el 20% según el sexo.

Se cree que el aumento de la longevidad a través de la exposición al frío podría deberse a la hormesis, “el proceso por el cual la exposición a una dosis baja de un agente químico o bien un factor ambiental, que es dañino a dosis altas, induce una respuesta adaptativa y/o un efecto benéfico en la célula o el organismo”.

Es decir, es un proceso por el cual las células del organismo se adaptan a un factor externo potencialmente dañino, logrando un efecto beneficioso para el organismo, así como sobrevivir a las situaciones lesivas que tienen que soportar debidas a los cambios que sufre constantemente el medio ambiente que les rodea, como el frío.

Otros investigadores prefieren la "hipótesis de la tasa de vida", que indica que una temperatura más baja aumenta la longevidad al ralentizar la velocidad de reacción de varios procesos metabólicos, reduciendo también las especies reactivas de oxígeno (ROS).

Alternativamente, el aumento de la longevidad tras la exposición al frío puede deberse a una modulación de genes, como TRPA-1 y DAF-16.

No obstante, por el momento la investigación solo ha sido prometedora en animales, por lo que hacen falta más estudios en humanos. Sin embargo, una exposición periódica y moderada al frío (no necesariamente crónica), podría ayudar a regular otros factores asociados a mortalidad en la vejez (obesidad, inflamación, diabetes), de forma que es interesante considerar la terapia de frío dentro del abanico de herramientas anti-aging.

4) Fortalece el sistema nervioso

El aumento de la quema de grasa durante la exposición al frío está modulado por el sistema nervioso simpático. Las temperaturas frías actúan como un "ejercicio" suave para el sistema nervioso, que se fortalece al tener que adaptarse. Si no eres aficionado al frío o te resulta difícil tolerar las temperaturas bajas, ¡no te preocupes! Existen otras posibilidades de obtener muchos de los beneficios del ejercicio físico mediante la aproximación diametralmente opuesta: la sauna finlandesa, donde exponemos el cuerpo a temperaturas de 80-100°C, tiene un aval científico indiscutible en la mejoría de los factores de riesgo cardiovasculares. A la dosis adecuada, tanto el frío extremo como la sauna pueden “simular” el ejercicio físico a nivel fisiológico.

5) Puede apoyar y acelerar la recuperación

Los efectos fisiológicos de la terapia con frío incluyen reducciones del flujo sanguíneo, menor inflamación e hinchazón, espasmos musculares y demanda metabólica.

Hay algunas pruebas preliminares que indican que el hielo tras el ejercicio puede aumentar la velocidad de curación después de un esguince de tobillo o una cirugía (por eso se aconseja ponerse hielo tras una lesión).

La exposición al frío tiene un efecto positivo sobre las enzimas musculares relacionadas con el daño muscular (por ejemplo, creatina quinasa y lactato deshidrogenasa).

Un estudio observó a 360 personas que descansaban o se sumergían en agua fría después de un entrenamiento de resistencia, carrera o ciclismo. Los baños de agua fría de 24 minutos evitaron las agujetas y el dolor muscular tras estas prácticas deportivas.

6) Regula los niveles de azúcar en sangre

Como decíamos, los niveles de adiponectina aumentan hasta un 70% después de la exposición al frío. Esta hormona también participa en la regulación de la glucosa en sangre, por lo que puede ser útil en personas con diabetes.

En estudios con ratas, la exposición al frío aumentó la absorción de glucosa en los tejidos periféricos. Por tanto, la exposición al frío puede ser beneficiosa durante un ayuno para evitar la resistencia periférica a la insulina.

La exposición al frío puede mejorar la respuesta del cuerpo a la insulina, evitando los niveles elevados de glucosa en sangre.

7) Mejora la calidad del sueño

Las fluctuaciones naturales de la temperatura diaria son un importante regulador de los ciclos del sueño. Por eso, los expertos en sueño aconsejan mantener la temperatura de nuestra habitación por la noche entre 16 y 20 ºC.

Al contrario de lo que mucho de nosotros creemos, dormir con calor no es mejor, por lo que se aconseja que la habitación no está muy caliente ni taparse con muchas mantas.

8) Fortalece el sistema inmunológico

Un estudio clínico analizó los efectos de 6 semanas de inmersión en agua fría (14° C durante 1 hora) en el sistema inmunológico. Al acabar, comprobaron que los sujetos tenían niveles aumentados de IL-6, CD3, CD4, CD8 y linfocitos T y B activados, lo que implica que su sistema inmune está más activo.

También se cree que hacer ejercicio antes de la exposición al frío mejora los efectos inmunoestimulantes de la terapia del frío, pero la investigación por el momento es escasa.

9) Combate el estrés oxidativo

Nadar regularmente en agua helada aumenta los niveles de glutatión reducido, un antioxidante celular que es vital para la desintoxicación. Por lo tanto, la crioterapia puede mejorar el estado antioxidante, luchando de manera más eficaz contra los radicales libres y aumentando nuestra longevidad. 

10) Reduce el dolor

Según la evidencia, las ráfagas de frío mejoran la calidad de vida de los pacientes que sufren de dolor en el miembro fantasma (un miembro amputado que ya no está, pero sigue causando molestias), aliviando el dolor.

También puede mejorar las amigrañas aplicando una paño frío, bálsamos fríos, etc. 

¡Cuidado con la terapia de frío!

A pesar de todos estos beneficios, no estamos sugiriendo que vayas corriendo a la bañera de casa y te metas en ella rodeado de cubitos de hielo. Una inmersión rápida en agua fría puede causar cambios peligrosos, e incluso fatales, en la respiración y la frecuencia cardíaca, lo que se conoce como respuesta al choque frío.

Hay que tener cuidado con cualquier forma de cambio brusco de temperatura en tu entorno, sobre todo si padeces una enfermedad cardíaca u otras afecciones crónicas. Si quieres recurrir a la crioterapia, debes consultar a tu médico antes de realizar cambios importantes en tu rutina diaria.

Es fundamental aumentar gradualmente la exposición al frío.

Puedes comenzar apagando ocasionalmente la calefacción central y dando caminatas cortas con poca ropa (pero dentro de lo legal y moral ;). Luego, pasarte a las duchas frías. Cuando te sientas cómodo con estas acciones, puedes estar listo para baños fríos y, finalmente, baños de hielo. Ten en cuenta que las cámaras de crioterapia exponen el cuerpo a aproximadamente -130°C, con efectos inmediatos en la regulación metabólica del cuerpo, pero experimentar estas temperaturas no es necesario para obtener muchos de los beneficios mencionados en este artículo. La exposición gradual al frío es una herramienta que puedes incluir en tu rutina diaria y del cuidado del cuerpo, adaptándote progresivamente al ligero “malestar” subjetivo que puede producir, atento a los cambios en tu peso, apetito y marcadores analíticos de reducción de inflamación que puedas experimentar. Si deseas incluir la crioterapia para el tratamiento específico de una lesión muscular o articular, es mejor consultar con un profesional de rehabilitación para evaluar si es adecuada o no para tu caso.

Ideas clave

  • Algunos de los beneficios de la terapia de frío son quemar grasa, combatir la inflamación, aumentar la longevidad, fortalecer el sistema nervioso, regular los niveles de azúcar en sangre, mejorar el sueño, fortalecer el sistema inmunológico, combatir el estrés oxidativo y reducir el dolor.
  • La exposición al frío debe ser gradual. Puedes comenzar apagando ocasionalmente la calefacción central y dando caminatas cortas con poca ropa. Luego, pasarte a las duchas frías y, por último, a los baños de hielo.

Enfermedades relacionadas

Fuente:

  • Wang H, Olivero W, Wang D, Lanzino G. Cold as a therapeutic agent. Acta Neurochir (Wien). 2006 May;148(5):565-70; discussion 569-70. doi: 10.1007/s00701-006-0747-z. Epub 2006 Feb 17. PMID: 16489500.
  • Polderman KH, Herold I. Therapeutic hypothermia and controlled normothermia in the intensive care unit: practical considerations, side effects, and cooling methods. Crit Care Med. 2009 Mar;37(3):1101-20. doi: 10.1097/CCM.0b013e3181962ad5. PMID: 19237924.
  • Van der Lans, Anouk A J J et al. “Cold acclimation recruits human brown fat and increases nonshivering thermogenesis.” The Journal of clinical investigation vol. 123,8 (2013): 3395-403. doi:10.1172/JCI68993
  • Yoon MJ, Lee GY, Chung JJ, Ahn YH, Hong SH, Kim JB. Adiponectin increases fatty acid oxidation in skeletal muscle cells by sequential activation of AMP-activated protein kinase, p38 mitogen-activated protein kinase, and peroxisome proliferator-activated receptor alpha. Diabetes. 2006 Sep;55(9):2562-70. doi: 10.2337/db05-1322. PMID: 16936205.
  • Holloszy JO, Smith EK. Longevity of cold-exposed rats: a reevaluation of the "rate-of-living theory". J Appl Physiol (1985). 1986 Nov;61(5):1656-60. doi: 10.1152/jappl.1986.61.5.1656. PMID: 3781978.
  • Shibata R, Ouchi N, Murohara T. Adiponectin and cardiovascular disease. Circ J. 2009 Apr;73(4):608-14. doi: 10.1253/circj.cj-09-0057. Epub 2009 Mar 3. PMID: 19261992.
  • Miquel J, Lundgren PR, Bensch KG, Atlan H. Effects of temperature on the life span, vitality and fine structure of Drosophila melanogaster. Mech Ageing Dev. 1976 Sep-Oct;5(5):347-70. doi: 10.1016/0047-6374(76)90034-8. PMID: 823384.
  • Conti B, Sanchez-Alavez M, Winsky-Sommerer R, Morale MC, Lucero J, Brownell S, Fabre V, Huitron-Resendiz S, Henriksen S, Zorrilla EP, de Lecea L, Bartfai T. Transgenic mice with a reduced core body temperature have an increased life span. Science. 2006 Nov 3;314(5800):825-8. doi: 10.1126/science.1132191. PMID: 17082459.
  • Bleakley, Chris M et al. “Whole-body cryotherapy: empirical evidence and theoretical perspectives.” Open access journal of sports medicine vol. 5 25-36. 10 Mar. 2014, doi:10.2147/OAJSM.S41655

Redacción: Irene García

Supervisión editorial: Tomás Duraj

ActiAge es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

También te puede interesar

×