Actiage

La importancia de las relaciones sociales en la longevidad

La importancia de las relaciones sociales en la longevidad

Los seres humanos somos sociales por naturaleza. Sin embargo, la forma de vida moderna en los países industrializados está reduciendo en gran medida la cantidad y calidad de las relaciones sociales. Y eso puede afectar a nuestra esperanza de vida negativamente. Si quieres vivir más, no descuides tus relaciones sociales.

Índice

Cada vez estamos más aislados

Las familias y las relaciones sociales han cambiado en las sociedades modernas. Muchas personas en estos países ya no viven en familias extendidas o incluso cerca unos de otros. En cambio, a menudo viven al otro lado del país o incluso al otro lado del mundo de sus familiares. Muchos también retrasan casarse y tener hijos. Asimismo, cada vez más personas de todas las edades en los países desarrollados viven solas y la soledad es cada vez más común. Muchas personas se sienten solas, problema que se acrecienta al hacerse mayor.

Tales hallazgos sugieren que, a pesar de los aumentos en la tecnología y la globalización que presumiblemente fomentarían las conexiones y las redes sociales, las personas se están volviendo cada vez más aisladas socialmente. Dadas estas tendencias, la comprensión de la naturaleza y el alcance de la asociación entre las relaciones sociales y la mortalidad es de vital importancia si queremos vivir más.

¿Cómo afecta el aislamiento a la esperanza de vida?

Muchos expertos coinciden en que el aislamiento social es perjudicial para la salud humana. Y es algo que se sabe desde hace décadas. Por ejemplo, una revisión de 1988 de cinco estudios prospectivos mostró que las personas con menos relaciones sociales mueren antes en promedio que aquellos con más relaciones sociales.

Las personas que tienen más apoyo social tienden a tener una mejor salud mental, salud cardiovascular, funcionamiento inmunológico y rendimiento cognitivo. El conocido Estudio de Salud de Enfermeras de la Facultad de Medicina de Harvard, de larga duración, fue uno de los primeros estudios que reveló cómo la integración social puede conducir a una mayor salud, satisfacción con la vida y longevidad con el tiempo.

Ahora, un nuevo metaanálisis ahonda en este dato y busca motivos a los riesgos para la salud y la esperanza de vida de la soledad y el aislamiento. Los investigadores identificaron 148 estudios prospectivos que proporcionaron datos sobre la mortalidad de los individuos en función de las relaciones sociales. Las conclusiones fueron que las personas con relaciones sociales más sólidas tenían un 50% más de probabilidad de supervivencia que aquellas con relaciones sociales más débiles. El efecto general se mantuvo constante en una serie de factores, incluidos la edad, el sexo, el estado de salud inicial, el período de seguimiento y la causa de la muerte, lo que sugiere que la asociación entre las relaciones sociales y la mortalidad puede ser general, y los esfuerzos para reducir el riesgo no deben aislarse en subgrupos como los ancianos.

Además, los investigadores también informan que las relaciones sociales fueron más predictivas del riesgo de muerte en estudios que consideraron medidas complejas de integración social que en estudios que consideraron evaluaciones simples como el estado civil.

Otro estudio, en el que participaron casi 7.000 personas durante un período de nueve años, descubrieron que las personas con más lazos sociales tendían a vivir más tiempo, independientemente de su nivel socioeconómico, si fumaban, bebían, hacían ejercicio o eran obesos. La tasa de mortalidad de los hombres con menos vínculos fue 2,3 veces mayor que la de los hombres con más vínculos, mientras que la tasa de mortalidad de las mujeres con menos vínculos fue 2,8 veces mayor que la de las mujeres con más vínculos.

Estos hallazgos indican que la influencia de las relaciones sociales en el riesgo de muerte es comparable con factores de riesgo de mortalidad ya conocidos, como el tabaquismo y el consumo de alcohol, y superan la influencia de otros factores de riesgo, como el sedentarismo y la obesidad.

Asimismo, las personas que viven en un vecindario entorno amigable y confiable (lo que los investigadores llamarían un entorno con alto “capital social”) tienen un menor riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Para establecer un paralelismo, hace muchas décadas se observaron altas tasas de mortalidad entre los bebés en custodia (es decir, orfanatos), incluso cuando se controlaban las condiciones de salud y el tratamiento médico preexistentes. La falta de contacto humano predijo la mortalidad. La comunidad médica quedó atónita al saber que los bebés morirían sin interacción social. Este único hallazgo, tan simplista en retrospectiva, fue responsable de los cambios en la práctica y las políticas que redujeron notablemente las tasas de mortalidad en los entornos de atención custodial. La medicina contemporánea podría beneficiarse de manera similar al reconocer los datos: las relaciones sociales influyen en los resultados de salud de los adultos.

Aunque se necesita más investigación para determinar exactamente cómo se pueden usar las relaciones sociales para reducir el riesgo de mortalidad, todos debemos concienciarnos de la importancia de cuidar y mantener nuestras relaciones sociales para vivir más.

¿Por qué las relaciones sociales influyen en la longevidad?

Hay dos modelos teóricos generales que explican por qué las relaciones sociales pueden influir en la salud: el modelo de amortiguamiento del estrés y el de efectos principales.

La hipótesis de la amortiguación sugiere que las relaciones sociales pueden proporcionar recursos (informativos, emocionales o tangibles) que promueven respuestas conductuales o neuroendocrinas adaptativas a factores estresantes agudos o crónicos (por ejemplo, enfermedades, eventos de la vida, transiciones de la vida). La ayuda de las relaciones sociales modera o amortigua la influencia nociva de los factores estresantes en la salud. Desde esta perspectiva, el término apoyo social se utiliza para referirse a la disponibilidad real o percibida de recursos sociales.

Cuando experimentamos estrés, nuestros cuerpos experimentan una serie de cambios: aumenta la producción de cortisol (la "hormona del estrés") y nuestro sistema cardiovascular activa su respuesta de "lucha o huida". Bajo estrés, incluso se producen cambios en el sistema inmunitario: la inflamación (que nos ayuda a combatir las bacterias) aumenta, mientras que nuestra capacidad para combatir las infecciones disminuye.

Uno de los principales factores de estrés que enfrentan los humanos modernos, con los efectos correspondientes en nuestros sistemas biológicos, es la soledad. Y como decíamos, la soledad aumenta el cortisol y la inflamación, los cuales dañan nuestra salud a largo plazo.

Mientras que el modelo de efectos principales propone que las relaciones sociales pueden asociarse con efectos protectores de la salud a través de medios más directos, como influencias cognitivas, emocionales, conductuales y biológicas que no tienen la intención explícita de ayudar o apoyar. Por ejemplo, las relaciones sociales pueden fomentar directamente o modelar indirectamente comportamientos saludables como comer mejor o salir a hacer deporte; por lo tanto, ser parte de una red social se asocia típicamente con la conformidad con las normas sociales relevantes para la salud y el autocuidado. Además, ser parte de una red social otorga a los individuos roles significativos que brindan autoestima y propósito de vida, esenciales para la longevidad.

Los cambios neurológicos en el cerebro que envejece pueden contribuir a la regulación emocional y a una mayor capacidad para relacionarse compasivamente con los demás. Eso se debe en parte a que los efectos del miedo y la ansiedad en el cerebro tienden a disminuir a medida que las personas envejecen, lo que les permite ver las situaciones sociales con menos actitud defensiva y más claridad.

Dado que el cerebro humano se adapta casi infinitamente a lo largo del ciclo de vida, el cambio es tan posible para las personas mayores como para los bebés. Nuevas neuronas continúan creciendo en el cerebro hasta el final de la vida, y los científicos han comenzado a observar los cerebros de los adultos mayores que llevan vidas activas y productivas para descubrir por qué son tan saludables.

Por ejemplo, muchos adultos mayores saludables no muestran signos de pérdida significativa de volumen cerebral después de los 100 años de edad. ¿Cuál es su secreto? Las personas que llevan una vida extraordinariamente larga son aquellas que han mantenido estrechos vínculos con los demás. Los centenarios tienden a ser más extrovertidos y tienen una moral más alta, lo que indica que se acercan a los demás, dan y reciben apoyo y mantienen vínculos.

¿Cómo podemos vivir más?

Si bien el estrés y la soledad pueden causar cambios negativos en nuestros sistemas biológicos, tomarse el tiempo para conectarse con otros puede ayudar a activar procesos más beneficiosos, como la liberación de oxitocina. Se ha descubierto que la oxitocina reduce el cortisol, reduce el dolor, cambia la forma en que nuestro cerebro responde a posibles factores estresantes e incluso promueve el crecimiento de nuevas células cerebrales.

Otros indicadores que protegen de la mortalidad son la integración en actividades en la comunidad donde viven; el sentimiento de utilidad en los roles que les ha tocado vivir, siempre y cuando no experimenten demandas excesivas (como cuidar a los nietos, pero teniendo también tiempo para sí mismos); y la disponibilidad de un confidente.

Una forma en que las personas pueden impulsar las conexiones sociales es a través del voluntariado o la participación en actos de bondad. Las personas que se ofrecen como voluntarias tienden a vivir más tiempo, en comparación con el beneficio que reciben las personas al comer muchas frutas y verduras. En un estudio, las personas mayores que se ofrecieron como voluntarias tenían un 44 % menos de probabilidades de morir en el transcurso de un estudio de cinco años. En otros estudios, los voluntarios muestran niveles más bajos de proteína C reactiva e interleucina-6, ambas medidas de inflamación. La investigación incluso sugiere que aquellos que se involucran en actos amables pueden ver cambios en la forma en que se expresan los genes de su sistema inmunológico.

Especialmente ahora, tender la mano para formar nuevas conexiones con otros tiene el potencial de mejorar nuestro bienestar y longevidad.

Por lo tanto, debemos empezar a pasar tiempo de calidad con amigos y familiares y pensar en cómo incorporar la amabilidad a nuestra rutina.

También los profesionales de medicina deben empezar a tener en cuenta las relaciones sociales de una persona y recomendar, al igual que se aconsejan mejoras en la dieta, mejores conexiones sociales; los hospitales y las clínicas podrían involucrar a las redes de apoyo al paciente en la implementación y el seguimiento de los regímenes de tratamiento y el cumplimiento, etc. Las políticas de atención de la salud y las iniciativas de salud pública también podrían beneficiarse de tener en cuenta explícitamente los factores sociales en los esfuerzos destinados a reducir el riesgo de mortalidad al llegar a la tercera edad.

También te puede interesar

Tratamiento Antienvejecimiento

Echa un vistazo al tratamiento de Antienvejecimiento. Analizamos tu salud con analíticas avanzadas y un sensor metabólico para ayudarte a adquirir los hábitos precisos para vivir más. Si tienes dudas, pulsa en este enlace para tener una consulta de cortesía con el médico.

Ver tratamientoCalculadora de Esperanza de Vida

Ideas clave

  • Las familias y las relaciones sociales han cambiado en las sociedades modernas. Muchas personas en estos países ya no viven en familias extendidas o incluso cerca unos de otros. Asimismo, cada vez más personas de todas las edades en los países desarrollados viven solas y la soledad es cada vez más común. Muchas personas se sienten solas, problema que se acrecienta al hacerse mayor.
  • Muchos expertos coinciden en que el aislamiento social es perjudicial para la salud humana. Y es algo que se sabe desde hace décadas. Por ejemplo, una revisión de 1988 de cinco estudios prospectivos mostró que las personas con menos relaciones sociales mueren antes en promedio que aquellos con más relaciones sociales.
  • Las personas que tienen más apoyo social tienden a tener una mejor salud mental, salud cardiovascular, funcionamiento inmunológico y rendimiento cognitivo.
  • Ahora, un nuevo metaanálisis ahonda en este dato y busca motivos a los riesgos para la salud y la esperanza de vida de la soledad y el aislamiento. Las conclusiones fueron que las personas con relaciones sociales más sólidas tenían un 50 % más de probabilidad de supervivencia que aquellas con relaciones sociales más débiles.
  • Otro estudio, en el que participaron casi 7.000 personas durante un período de nueve años, descubrieron que las personas con más lazos sociales tendían a vivir más tiempo, independientemente de su nivel socioeconómico, si fumaban, bebían, hacían ejercicio o eran obesos.
  • Estos hallazgos indican que la influencia de las relaciones sociales en el riesgo de muerte es comparable con factores de riesgo de mortalidad bien establecidos, como el tabaquismo y el consumo de alcohol, y superan la influencia de otros factores de riesgo, como la inactividad física y la obesidad.
  • Hay dos modelos teóricos generales que explican por qué las relaciones sociales pueden influir en la salud: el modelo de amortiguamiento del estrés y el de efectos principales. La hipótesis de la amortiguación sugiere que las relaciones sociales pueden proporcionar recursos (informativos, emocionales o tangibles) que promueven respuestas conductuales o neuroendocrinas adaptativas a factores estresantes agudos o crónicos.
  • Mientras que el modelo de efectos principales propone que las relaciones sociales pueden asociarse con efectos protectores de la salud a través de medios más directos, como influencias cognitivas, emocionales, conductuales y biológicas que no tienen la intención explícita de ayudar o apoyar.
  • Si bien el estrés y la soledad pueden causar cambios negativos en nuestros sistemas biológicos, tomarse el tiempo para conectarse con otros puede ayudar a activar procesos más beneficiosos, como la liberación de oxitocina. Se ha descubierto que la oxitocina reduce el cortisol, reduce el dolor, cambia la forma en que nuestro cerebro responde a posibles factores estresantes e incluso promueve el crecimiento de nuevas células cerebrales.
  • Una forma en que las personas pueden impulsar las conexiones sociales es a través del voluntariado o la participación en actos de bondad.

Enfermedades relacionadas

Fuente:

  
  • Shanshan Li, Kaitlin Hagan, Francine Grodstein, Tyler J. VanderWeele, Social integration and healthy aging among U.S. women, Preventive Medicine Reports, Volume 9, 2018, Pages 144-148, https://doi.org/10.1016/j.pmedr.2018.01.013.
 

Redacción: Irene García

Supervisión editorial: Tomás Duraj

ActiAge es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

También te puede interesar

×