Actiage

Jengibre y antienvejecimiento

Jengibre y antienvejecimiento

El jengibre es un súper alimento, es decir, un alimento que ofrece muchos beneficios para nuestra salud, como activar la circulación, protegernos frente a enfermedades cardiovasculares, reducir la inflamación o aumentar la longevidad… ¿Quieres saber más?

Índice

Propiedades del jengibre

El jengibre es una hierba procedente de Asia, aunque actualmente es cultivada en distintas partes del mundo.

El jengibre es miembro de una familia de plantas (Zingiberaceae) que incluye el cardamomo y la cúrcuma. Su aroma picante se debe principalmente a la presencia de cetonas, especialmente los gingeroles, que parecen ser el componente principal del jengibre relacionado con la salud.

El rizoma, que es el tallo horizontal del que crecen las raíces, es la porción principal de jengibre que se consume. El nombre actual proviene del inglés medio gingivere, pero esta especia se remonta a más de 3.000 años a la palabra sánscrita srngaveram, que significa "raíz de cuerno", según su apariencia.

Se cree que los indios y los chinos han producido jengibre como raíz tónica durante más de 5.000 años para tratar muchas dolencias. Por eso, era un artículo de comercio sumamente importante que se exportó desde la India al Imperio Romano hace más de 2.000 años, donde fue especialmente valorado por sus propiedades medicinales. El jengibre siguió siendo un producto muy buscado en Europa incluso después de la caída del Imperio Romano, con los comerciantes árabes controlando el comercio de jengibre y otras especias durante siglos.

Además, el jengibre contiene más de 400 compuestos distintos, entre los que destacan los carbohidratos, los lípidos y los compuestos fenólicos. También es interesante su contenido en aminoácidos, fibra, proteínas, fitoesteroles, vitaminas y minerales. Entre los aceites esenciales que posee se encuentran el gingerol, el citronelal o el limonelo. En cuanto a los minerales elementales, encontramos sobre todo magnesio, potasio, calcio, cromo o fósforo. También posee enzimas proteolíticas y una gran cantidad de aminoácidos (triptófano, asparagina, lisina, ácido glutamínico, arginina, ácido aspártico, tirosina, histidina, leucina, metionina, isoleucina, treonina y GABA).

100 gramos de jengibre contienen:

80 kcal

Hidratos de carbono - 17,77 g

Fibra dietética - 2 g

Proteína - 1,82 g

Fibra dietética - 2 g

Azúcares - 1,7 g

Sodio - 13 mg

Vitamina B6 - 0,16 mg

Calcio - 16 mg

Hierro - 0,6 mg

Vitamina C - 5 mg

Potasio - 415 mg

Magnesio - 43 mg

Fósforo - 34 mg

Zinc - 0,34 mg

Folato - 11 mg

Riboflavina - 0,034 mg

Niacina - 0,75 mg

Hierro - 0,6 mg

Beneficios (comprobados) del jengibre para la salud

El jengibre se ha utilizado durante miles de años para el tratamiento de numerosas dolencias, como resfriados, náuseas, artritis, migrañas e hipertensión. Las propiedades medicinales, químicas y farmacológicas del jengibre se han revisado exhaustivamente y estas son algunas de las conclusiones:

1. Reduce la inflamación: el antioxidante gingerol reduce la inflamación por lo que se ha pensado que es útil para tratar enfermedades inflamatorias y dolorosas como pueden ser la artritis, la fibromialgia, la osteoartritis… Sin embargo, las inconsistencias en los estudios clínicos han llevado a un debate sobre la efectividad y seguridad del jengibre para el tratamiento de la artritis.

Los investigadores han planteado la hipótesis de que los efectos antiinflamatorios del jengibre podrían estar relacionados con su capacidad para inhibir la biosíntesis de prostaglandinas y leucotrienos. Algunos estudios han demostrado que los gingeroles inhiben activamente la araquidonato 5-lipoxigenasa, una enzima de la biosíntesis de leucotrienos. Se demostró que el [8] -gingerol, pero no el [6] -gingerol, inhibe la expresión de la ciclooxigenasa-2 (COX-2), que se induce durante la inflamación para aumentar la formación de prostaglandinas.

La mayoría de la evidencia científica parece sugerir que el jengibre y sus diversos componentes tienen efectos antiinflamatorios tanto in vitro como ex vivo. Sin embargo, los datos que respaldan al jengibre como un agente antiinflamatorio eficaz en humanos aún son contradictorios e incompletos. Ten en cuenta que la suplementación con el producto natural (jengibre completo o en polvo) no es equivalente en dosis al extracto de jengibre, que concentra la cantidad de gingeroles antiinflamatorios. En equivalencias estandarizadas, 1g de “extracto de jengibre” equivale a: 5-10g (1 cucharada) de rizoma en polvo, 2ml de extracto líquido, 10 ml de extracto en sirope, 4 vasos de 240ml de té de jengibre.

Para suplementación antioxidante en humanos, se han ensayado dosis de 1-3g de raíz de jengibre.

El jengibre carece de toxicidad hasta dosis muy elevadas (extrapolando de estudios animales, 320mg/kg de peso en humanos), y habitualmente no tiene efectos secundarios a dosis de 1-3g de raíz. Ten en cuenta, eso sí, que puede acelerar el tránsito intestinal, de modo que la mayoría de los efectos adversos reportados en estudios humanos estaban relacionados con incomodidad gastrointestinal. En caso de empezar suplementación o a incluir el jengibre como alimento, aumenta las dosis progresivamente y evalúa cómo afectan a tu sistema digestivo.

2. Mejora la piel y el cabello: al mejorar la circulación y reducir la inflamación hace que llegue más oxígeno a la piel, por lo que la mantiene más sana, joven y con menos imperfecciones. Además, los antioxidantes del jengibre ayudan a preservar el colágeno de la piel, por lo que es perfecto para las rutinas antienvejecimiento de la piel.

El jengibre es eficaz para tratar problemas del cabello como la caída del cabello, la caspa y las puntas abiertas.

3. Previene y reduce las náuseas: sin duda uno de sus efectos más conocidos y estudiados, el jengibre es un remedio excelente para mejorar las náuseas, tanto las causadas por el embarazo como las que aparecen a causa de los tratamientos de quimioterapia.

Varios ensayos clínicos doble ciego, aleatorizados y controlados con placebo han indicado que el consumo de jengibre es eficaz y seguro para ayudar a prevenir las náuseas y los vómitos durante el embarazo. Los ensayos aleatorios indican que, aunque el jengibre podría no ser tan potente como algunos tratamientos, su consumo para tratar las náuseas, los vómitos o ambos al comienzo del embarazo tiene muy pocos o ningún efecto secundario adverso y parece ser efectivo. 1-3g de raíz, o 1g de extracto, son suficientes para inducir la reducción de náuseas en embarazo.

En cuanto a las náuseas tras la quimioterapia o una intervención con anestesia, también existen muchos estudios que han comprobado la eficacia del jengibre para reducir esta molestia.

4. Previene el cáncer: gracias a las propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y antimicrobianas del jengibre podría prevenir algunos tipos de cáncer.

Los estudios se centraron en las actividades anticancerígenas de diversas formas de jengibre, desde un extracto crudo o parcialmente purificado hasta gingeroles, especialmente [6] -gingerol; shogaoles, especialmente [6] -shogaol; y zerumbona, un compuesto sesquiterpénico derivado del jengibre y varios componentes y metabolitos menores. La eficacia del jengibre para prevenir o reprimir el crecimiento del cáncer se ha examinado en una variedad de tipos de cáncer, incluidos linfoma, hepatoma, cáncer colorrectal, cáncer de mama, cáncer de piel, cáncer de hígado y cáncer de vejiga. Los mecanismos propuestos para explicar las actividades anticancerígenas del jengibre y sus componentes incluyen la actividad antioxidante y la capacidad de inducir apoptosis, disminuir la proliferación, provocar la detención del ciclo celular y suprimir la proteína activadora 1 (AP-1) y NF-κB / COX-2.

5. Evita el desarrollo de enfermedades cardiovasculares: algunas pruebas respaldan un papel protector del jengibre en la función cardiovascular y en otras enfermedades. El jengibre ha ganado interés por su potencial para tratar diversos aspectos de las enfermedades cardiovasculares, y se han revisado los datos in vitro y en animales que respaldan los efectos antiinflamatorios, antioxidantes, antiplaquetarios, hipotensores e hipolipidémicos de este condimento. Sin embargo, los ensayos en humanos son menos convincentes y se necesitan más investigaciones.

Se ha sugerido precaución al tomar jengibre y otros extractos de hierbas debido a una aparente asociación del jengibre con incidencias informadas de mayor riesgo de hemorragia después de la cirugía o si se toman con fármacos anticoagulantes como warfarina. Sin embargo, los datos no son concluyentes.

Al menos un estudio indica que el jengibre no tiene ningún efecto sobre la presión arterial, la frecuencia cardíaca o los parámetros de coagulación y no interactúa con fármacos anticoagulantes como la warfarina. Al menos un grupo encontró que la administración o el consumo de extracto de jengibre estandarizado disminuyó las áreas de lesión aterosclerótica aórtica, los triglicéridos y el colesterol plasmáticos, los peróxidos lipídicos asociados a las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y la agregación de LDL en ratones.

En resumen, hacen falta más estudios para confirmar las dosis óptimas para los beneficios cardiovasculares.

6. Reduce el dolor muscular: en un estudio, los participantes que consumían 2 gramos de jengibre al día, durante 11 días, redujeron de forma significativa el dolor muscular provocado por realizar ejercicio. Por lo tanto, el jengibre podría ser eficaz en la reducción diaria del dolor muscular y podría disminuir las molestias musculares causadas por el ejercicio físico.

7. Mejora la resistencia a la insulina: se cree que el jengibre podría tener grandes propiedades antidiabéticas al disminuir los niveles de glucosa en sangre. En 2015 se llevó a cabo un estudio de 41 participantes con diabetes tipo 2. Tomaban 2 gramos de jengibre al día y disminuyeron los niveles de azúcar en sangre rápidamente en un 12%. También mejoró de forma drástica la prueba de hemoglobina glicosilada (HbA1c), un método para medir los niveles de azúcar a largo plazo (control de los últimos tres meses). Consiguieron una reducción del 10% en un periodo de 12 semanas.

No obstante, son datos de un pequeño estudio, por lo que habría que replicarlo con cohortes mayores.

8. Disminuir el dolor de la menstruación: sus propiedades antiinflamatorias pueden aliviar el dolor de la regla. En un estudio, 150 mujeres tomaron 1 gramo de jengibre en polvo al día durante los 3 primeros días de la menstruación. El jengibre redujo el dolor de forma más efectiva que el ácido mefenámico y el ibuprofeno.

9. Evitar ciertas infecciones: el gingerol puede disminuir el riesgo de infecciones. De hecho, el extracto de jengibre puede inhibir el crecimiento de muchos tipos diferentes de bacterias, especialmente aquellas relacionadas con las infecciones bucales como la gingivitis y la periodontitis.

10. Aumentar la libido: la mejora de la circulación y el flujo de la sangre, junto con la estimulación que el aroma y el sabor del jengibre proporcionan y la mayor sensibilización de las zonas erógenas hacen de esta planta un afrodisiaco natural. Para el hombre, el jengibre o los extractos de jengibre mejoran los niveles de testosterona al aumentar la producción de LH, reduciendo el estrés oxidativo, mejorando la actividad de ciertas enzimas antioxidantes, normalizando la glucosa en sangre, mejorando la producción de óxido nítrico y aumentando el flujo sanguíneo en las células. En cuanto a las mujeres, el jengibre ayuda a aumentar la libido o deseo sexual y la energía. Sin embargo, las dosis necesarias para aumento relativo de testosterona, en base a estudios con animales, son de aproximadamente 15g/día de raíz de jengibre (para estos efectos, la suplementación con extracto es indispensable).

11. Prevenir el Alzhéimer: el estrés oxidativo y la inflamación crónica pueden acelerar el proceso de envejecimiento y causar enfermedades neurodegenerativas como el Alzhéimer. Algunos estudios en animales sugieren que los componentes antioxidantes y bioactivos del jengibre pueden inhibir las respuestas inflamatorias que se producen en el cerebro.

También existe evidencia de que el jengibre puede mejorar la función cerebral de forma directa. En un estudio de 60 mujeres de mediana edad, se demostró que el extracto de jengibre mejora el tiempo de reacción y la memoria de trabajo.

¿El jengibre es eficaz también contra el envejecimiento?

Como hemos visto, la raíz de jengibre contiene un alto contenido en gingerol, un eficaz antioxidante que nos protege de los radicales libres, lo que significa que reduce el daño celular y retrasa el envejecimiento.

Diversos estudios han confirmado que el jengibre disminuye los marcadores de estrés oxidativo relacionados con la edad y protege contra la hepatotoxicidad inducida por etanol al suprimir las consecuencias oxidativas en ratas tratadas con etanol.

La raíz de jengibre contiene un nivel muy alto de antioxidantes totales, solo superado por la granada y algunos tipos de bayas.

El éster de forbol, 12-O-tetradecanoilforbol-13-acetato (TPA), promueve el estrés oxidativo activando el sistema de nicotinamida adenina dinucleótido fosfato (NADPH) oxidasa o el sistema xantina oxidasa o ambos. Pero el jengibre suprime el estrés oxidativo inducido por TPA en células de leucemia promielocítica humana (HL) -60 y células AS52 de ovario de hámster chino.

Otros han demostrado que los compuestos de jengibre inhiben eficazmente la producción de superóxido. Varios informes indican que el jengibre suprime la peroxidación de lípidos y protege los niveles de glutatión reducido.

Las especies reactivas de nitrógeno, como el óxido nítrico (NO), influyen en la transducción de señales y causan daños en el ADN, lo que contribuye a los procesos patológicos. El óxido nítrico es producido por la óxido nítrico sintasa inducible (iNOS), que se estimula en respuesta a diversas tensiones. Se ha comprobado que el [6] -gingerol inhibe de forma dosis-dependiente la producción de NO y reduce la iNOS en macrófagos de ratón estimulados por lipopolisacáridos (LPS). El [6] -gingerol también suprimió eficazmente el daño oxidativo mediado por peroxinitrito.

Otros estudios han informado que el extracto de jengibre ejerce efectos radioprotectores en ratones expuestos a radiación gamma y el efecto se asoció con una disminución de la peroxidación de lípidos y protección de los niveles de GSH. El pretratamiento con [6] -gingerol también disminuyó el estrés oxidativo inducido por los rayos ultravioleta B (UVB) y la caspasa-3, -8, -9 activada y la expresión de Fas.

La evidencia parece sugerir que el jengibre y algunos de sus componentes son antioxidantes efectivos in vitro. Sin embargo, no está claro si la actividad fisiológica se produce en seres humanos in vivo, y el mecanismo específico y los objetivos celulares aún están por determinar.

Mejor fresco que seco

El compuesto bioactivo, el gingerol, es más abundante en su forma fresca. Aunque no se ha demostrado que este compuesto no se ve afectado por el calor de la cocción, sí es recomendable usarlo fresco para obtener más beneficios.

Puedes usarlo en tus recetas (ensaladas, sopas, guisos) o consumirlo en forma de infusión.

Aunque no se confirmaran todos los efectos que hemos visto previamente en humanos, lo cierto es que el jengibre es un alimento muy saludable, por lo que podrías incorporarlo a tu dieta de manera regular, o considerar suplementación específica para asegurarte alguno de sus beneficios dosis-dependiente.

También te puede interesar

Tratamiento Antienvejecimiento

Echa un vistazo al tratamiento de Antienvejecimiento. Analizamos tu salud con analíticas avanzadas y un sensor metabólico para ayudarte a adquirir los hábitos precisos para vivir más. Si tienes dudas, pulsa en este enlace para tener una consulta de cortesía con el médico.

Ver tratamientoCalculadora de Esperanza de Vida

Ideas clave

  • El jengibre contiene más de 400 compuestos distintos, entre los que destacan los carbohidratos, los lípidos y los compuestos fenólicos.
  • Entre los beneficios del jengibre encontramos reducir la inflamación, mejorar la salud de la piel y el cabello, prevenir y reducir las náuseas, prevenir el cáncer, evitar el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, reducir el dolor muscular, mejorar la resistencia a la insulina, aumentar la libido...
  • La raíz de jengibre contiene un alto contenido en gingerol, un eficaz antioxidante que nos protege de los radicales libres, lo que significa que reduce el daño celular y retrasa el envejecimiento. 
  • El compuesto bioactivo, el gingerol, es más abundante en su forma fresca. La suplementación es necesaria en ocasiones para conseguir la dosis necesaria para ciertos beneficios. 

Enfermedades relacionadas

Fuente: Bode AM, Dong Z. The Amazing and Mighty Ginger. In: Benzie IFF, Wachtel-Galor S, editors. Herbal Medicine: Biomolecular and Clinical Aspects. 2nd edition. Boca Raton (FL): CRC Press/Taylor & Francis; 2011. Chapter 7. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK92775/Young HY, Luo YL, Cheng HY, Hsieh WC, Liao JC, Peng WH. Analgesic and anti-inflammatory activities of [6]-gingerol. J Ethnopharmacol. 2005 Jan 4;96(1-2):207-10. doi: 10.1016/j.jep.2004.09.009. PMID: 15588672.The Influence of Oral Ginger before Operation on Nausea and Vomiting after Cataract Surgery under General Anesthesia: A double-blind placebo-controlled randomized clinical trial. Jamal Seidi, Shahrokh Ebnerasooli, Sirous Shahsawari, and Simin Nzarian. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5308488/Islam MS, Choi H. Comparative effects of dietary ginger (Zingiber officinale) and garlic (Allium sativum) investigated in a type 2 diabetes model of rats. J Med Food. 2008 Mar;11(1):152-9. doi: 10.1089/jmf.2007.634. PMID: 18361751.Nicoll R, Henein MY. Ginger (Zingiber officinale Roscoe): a hot remedy for cardiovascular disease? Int J Cardiol. 2009 Jan 24;131(3):408-9. doi: 10.1016/j.ijcard.2007.07.107. Epub 2007 Nov 26. PMID: 18037515.Shukla Y, Singh M. Cancer preventive properties of ginger: a brief review. Food Chem Toxicol. 2007 May;45(5):683-90. doi: 10.1016/j.fct.2006.11.002. Epub 2006 Nov 12. PMID: 17175086.

Redacción: Irene García

Supervisión editorial: Tomás Duraj

ActiAge es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

También te puede interesar

×