Actiage

¿Se pueden prevenir las arrugas?

¿Se pueden prevenir las arrugas?

Las arrugas son resaltos o pliegues de la piel que se van acentuando a medida que vamos envejeciendo y, aunque a algunos nos salen antes o más cantidad, si tenemos la posibilidad de vivir muchos años, todos, tarde o temprano, acabaremos teniendo arrugas como recordatorio de los años vividos. Entonces ¿es posible prevenir las arrugas?

Índice

Hay tres formas de abordar las arrugas:

1. El método superficial: camuflar o arreglar las arrugas que ya han salido (por lo que realmente no prevenimos las arrugas).

2. Prevención del daño cutáneo extrínseco (rayos ultravioleta, tabaco, alimentación…).

3. Abordar la causa raíz de las arrugas: el envejecimiento en sí.

El método superficial: tratamientos cosméticos

Esto conlleva tratamientos que buscan principalmente camuflar o reducir la aparición de arrugas. Existen muchos tratamientos de cosmética que sirven para reducir o eliminar las arrugas que ya han salido:

1- Rellenos: por ejemplo, inyecciones con ácido hialurónico, grasa o colágeno. Ten en cuenta que estos tratamientos son temporales, dado que las inyecciones de “material foráneo” son reabsorbidas por el cuerpo. Por ejemplo, una remodelación mediante ácido hialurónico perdura unos 8-14 meses, y sería necesario volver a repetir el tratamiento para mantener los resultados.

2- Micro punción: realizar pequeños agujeros en la piel para que la piel se repare más, lo que también podría mejorar las arrugas. La microaguja podría agotar las células madre de la piel porque tienen que trabajar más para reparar la piel dañada cada vez.

3- Dermoabrasión: raspado de la piel, para que la piel se repare más, lo que podría reducir las arrugas. Consiste en realizar una exfoliación mediante la utilización de cabezales de acero revestidos de miles de pequeñas puntas de diamante. Tras esta técnica se aplican diversos activos, que actúan en las capas más profundas de la piel para devolverle luminosidad y darle un mejor aspecto. Al igual que con las microagujas, la dermoabrasión podría agotar las células madre de la piel porque tienen que trabajar más para reparar la piel dañada cada vez.

4- Inyecciones de Bótox. El Bótox es una sustancia que evita que los nervios activen los músculos de la cara. Mueves menos músculos faciales, por lo que tienes menos arrugas. Mediante unas microinyecciones de esta toxina, se consiguen unos resultados muy efectivos que pueden durar hasta 8 meses. La toxina botulínica consigue que el músculo sobre el que se inyecta se relaje selectivamente y no se contraiga activamente de forma involuntaria y habitual. Por ello, cuando se inyecta directamente en la cara, su efecto contribuye a disminuir e incluso eliminar las arrugas en la zona sin necesidad de aplicar ningún tratamiento quirúrgico. Requiere de un sanitario acreditado para su inyección, dado que podría dañar músculos y nervios accesorios por error.

5- Terapia láser: luz láser para estimular las células de la piel y también matar las dañadas para que la piel se repare más.

6- Exfoliaciones químicas: uso de productos químicos para eliminar las capas superiores de la piel, que en realidad podrían agotar las células madre de la piel porque tienen que trabajar más para reparar la piel dañada.

7- Estiramientos faciales, incluidos los micro estiramientos faciales.

8- Inyecciones con sustancias regeneradoras como plasma rico en plaquetas (PRP) o células madre.

9- Cremas antiarrugas: pueden empezar a usarse desde los 20 o 30 años para prevenir la aparición de las primeras arrugas y suavizar las que vayan surgiendo. Dentro de las cremas antiarrugas, las mejores son: retinoles, actúan como renovador celular, llegando a las capas más profundas de la piel; cremas con vitamina C, una vitamina antioxidante que lucha contra los radicales libres; ácido hialurónico, que mejora los niveles de hidratación de la piel.

10-Mesoterapia facial: consiste en la inyección de determinadas sustancias que atenúan o previenen las arrugas de expresión. Normalmente, se usa una combinación de ácido hialurónico y vitaminas.

11- Radiofrecuencia Morpheus8: Morpheus8 es un dispositivo de radiofrecuencia fraccionada, es decir, distribuida en múltiples puntos que se aplican en una misma zona. Este tratamiento sirve para coagular la grasa y tensar el tejido conectivo.

12- Hidroxiapatita cálcica: es una sustancia que, inyectada, corrige el adelgazamiento de la piel que genera flacidez y arrugas. Este relleno dérmico ayuda a la formación de colágeno, eliminando las arrugas.

13- Peeling químico facial: consiste en aplicar una sustancia en la piel que va eliminando capas de la misma, provocando la renovación epidérmica. Es un tratamiento un tanto agresivo. Los tratamientos más agresivos pueden causar eritema, descamación, tirantez…

De todos estos métodos, probablemente los rellenos y los tratamientos PRP sean los más interesantes.

Las exfoliaciones químicas, la microdermoabrasión, la microaguja y la terapia con láser podrían dañar las células madre de la piel. A corto plazo, estos tratamientos podrían hacer que tu piel luzca mejor (porque tiene que repararse y regenerarse más), pero, a largo plazo, las células madre de la piel pueden agotarse o volverse disfuncionales antes, que es una de las razones por las que nuestra piel envejece en primer lugar.

Prevención del daño cutáneo extrínseco

Este método implica tratar de reducir tanto como sea posible el daño extrínseco a la piel, siguiendo recomendaciones como:

- Proteger la piel de la exposición excesiva al sol, usando siempre cremas de protección solar, sombrero y gafas.

- No fumar.

- No beber demasiado alcohol.

- Llevar una dieta saludable: comer muchas verduras verdes y hortalizas, frutas, nueces, proteínas de calidad, pescados grasos y evitar las grasas no saludables y el exceso de azúcares y carbohidratos.

- Hidratar la piel: beber mucha agua y usar cremas hidratantes para la piel dos veces al día. También se puede beber té verde o té blanco y jugos de frutas, que han demostrado mejorar la salud de la piel.

- Reducir el estrés. El estrés provoca un envejecimiento acelerado de la piel e incluso puede acelerar el encanecimiento del cabello.

- Dormir lo suficiente.

- Tomar suplementos específicos que ayuden a la piel a mantenerse: el cobre, el zinc, la vitamina C, la vitamina A, las vitaminas B y los ácidos grasos omega-3 son ingredientes importantes que la piel necesita para mantener su salud.

- Tomar suplementos y alimentos que reduzcan la inflamación. Cuando envejecemos, nuestro cuerpo se inflama cada vez más. Esta inflamación también daña la piel. Las hierbas como el jengibre, la cúrcuma, el orégano, la canela, el ajo y el tomillo reducen la inflamación. También lo hacen los ácidos grasos omega-3 (ya sea de suplementos o alimentos como pescado graso, nueces, semillas de chía o linaza), pterostilbeno, fisetina, aceite de oliva y té verde y té blanco.

- Evitar los movimientos faciales repetitivos. Si frunces mucho el ceño, o entrecierras los ojos o levantas las cejas, tendrás más arrugas en estas áreas. Sé consciente de estas contracciones musculares automáticas y trata de no hacerlas. Intenta relajar más tu rostro.

- Hacer más ejercicio. El ejercicio mejora la circulación sanguínea en la piel, mejora el sistema inmunológico y libera todo tipo de sustancias que reparan el cuerpo.

- Tratar de dormir más boca arriba, o si duermes boca abajo, intenta al menos dormir más de lado. Usa además una almohada que no sea demasiado áspera, sino finamente tejidas o fundas de almohada hechas de seda.

 - Evitar limpiar tu piel demasiado y con demasiada dureza: los jabones, aceites específicos y otros detergentes pueden en realidad secar o eliminar siempre la fina capa aceitosa que está naturalmente presente en la piel.

Abordar la causa raíz de las arrugas: el envejecimiento en sí

El tercer método es quizás el más importante y enlaza con el artículo en el que explicábamos por qué aparecen realmente las arrugas.

Por lo tanto, estamos hablando de intervenciones que ralentizan el proceso de envejecimiento en sí. Sin embargo, no es fácil frenar el envejecimiento, y mucho menos revertirlo.

Un enfoque es tomar suplementos específicos que hayan demostrado científicamente que ralentizan el envejecimiento y que también pueden reducir las arrugas. Estos son suplementos como:

Cetoglutarato alfa: es uno de los más importantes transportadores de nitrógeno en las diferentes vías metabólicas. Los niveles de alfa-cetoglutarato en el plasma sanguíneo pueden caer hasta 10 veces a medida que envejecemos. Esta sustancia no se encuentra en la dieta normal; el organismo la produce. Pero cuando esta producción resulta insuficiente, tomar suplementos del compuesto es la única manera factible de restaurar sus niveles.

El alfa-cetoglutarato interviene en muchos procesos fisiológicos fundamentales. Contribuye al metabolismo, proporcionando energía para procesos celulares. Ayuda a estimular la síntesis de colágeno y de proteínas e influye en los procesos relacionados con la edad, incluida la proliferación de células madre. Por lo tanto, puede evitar el envejecimiento.

Glucosamina: un compuesto natural que se encuentra en el organismo. El cuerpo la usa para producir una variedad de otras sustancias que están involucradas en la formación de tendones, ligamentos, cartílago y el líquido espeso que rodea las articulaciones.

Diversos artículos han demostrado que la glucosamina extiende la vida útil de modelos animales al afectar el metabolismo de la glucosa que activa la vía AMPK y aumentar la biogénesis mitocondrial. Activar la vía AMPK tiene muchos beneficios para la salud, como reducir las grasas del cuerpo, prevenir el desarrollo de diabetes tipo 2, evitar el daño cardiovascular, etc.

Glicina: es un aminoácido no esencial. Es el aminoácido más pequeño, forma parte de las proteínas y es importante en la síntesis de ADN, fosfolípidos, colágeno y elastina. El colágeno es una proteína que forma parte de los diferentes tejidos conectivos (piel, tendones, huesos) llegando a ser la proteína más abundante del organismo y que también reduce su síntesis con el paso del tiempo. En la piel las características que más se aprecian por su falta son la pérdida de densidad y grosor, dando lugar a la aparición de la flacidez y de las arrugas, signos propios del envejecimiento. Por eso, aumentar el colágeno evita la aparición de arrugas.

Ácido hialurónico oral que contiene acetilglucosamina: el ácido hialurónico forma parte de la estructura de la piel. Es la sustancia que mantiene el colágeno en su sitio, por lo que además de una función estructural, desempeña un papel importante en la estética de nuestra piel. La mantiene tersa y rellena.

Tomar suplementos de ácido hiaulorónico puede mejorar la salud de la piel y evitar la aparición de las arrugas.

También te puede interesar

Tratamiento Antienvejecimiento

Echa un vistazo al tratamiento de Antienvejecimiento. Analizamos tu salud con analíticas avanzadas y un sensor metabólico para ayudarte a adquirir los hábitos precisos para vivir más.

Ver tratamientoCalculadora de Esperanza de Vida

Ideas clave

  • Para prevenir las arrugas hay tres formas clave: camuflar o arreglar, prevenir o abordar el envejecimiento.
  • Los tratamientos cosméticos permiten prevenir o camuflar arrugas que ya han salido. Existen muchos métodos: rellenos, micro punción, dermoabrasión, bótox, láser, exfoliaciones químicas, cremas, mesoterapia, etc. El problema es que alguno de estos métodos pueden ser perjudiciales a largo plazo.
  • Para prevenir el daño extrínseco hay que proteger la piel del sol, no fumar, no beber alcohol, llevar una dieta saludable, hidratar la piel, reducir el estrés, dormir bien, tomar suplementos, hacer más ejercicio, etc.
  • El último método es evitar el envejecimiento en sí mediante suplementos que ralentizan el envejecimiento, como cetoglutarato alfa, glucosamina, glicina o ácido hiaulorónico oral. 

Fuente:

  • Weimer S, Priebs J, Kuhlow D, Groth M, Priebe S, Mansfeld J, Merry TL, Dubuis S, Laube B, Pfeiffer AF, Schulz TJ, Guthke R, Platzer M, Zamboni N, Zarse K, Ristow M. D-Glucosamine supplementation extends life span of nematodes and of ageing mice. Nat Commun. 2014 Apr 8;5:3563. doi: 10.1038/ncomms4563. PMID: 24714520; PMCID: PMC3988823.
 

Redacción: Irene García

Supervisión editorial: Tomás Duraj

ActiAge es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

También te puede interesar

×